Del paraíso al infierno de Moreno Valle Por Alejandro C. Manjarrez

No hay necesidad de fuego,
el infierno son los otros
Jean Paul Sartre


Más allá del resultado que arroje la apertura de las urnas donde los poblanos depositaron su voto, hay un efecto devastador para el ex mandatario Rafael Moreno Valle. Su fama pública cambia como se modifica el día soleado que de repente se llena de los nubarrones negros que presagian tormenta. De estar en los cuernos de la luna pavoneándose con sus éxitos, los hechos actuales lo han ubicado en el umbral del abismo donde mora el desprestigio político.

Hasta hace poco Moreno Valle presumía de nunca haber perdido una elección. Con ese ánimo y confianza planeó, preparó y dirigió la campaña de su esposa. Negar que así sucedió equivale a cometer un atentado contra la inteligencia de los ciudadanos y, en especial, de aquellos analistas políticos y/o politólogos que han sugerido que los hechos confirman que hubo fraude en la elección de Puebla.

Sin lugar a dudas se trata de la posibilidad que ha preocupado a los morenovallistas de cepa. Saben que su paradigma ya no podrá cumplir con las expectativas que tanto les animaba. Seis años de lopezobradorismo es un lapso difícil de remontar, sobre todo por la mala impresión que anida en el cerebro del presidente electo quien —según él lo ha dicho— ve a Rafael como el cacique que perpetró un gran fraude electoral.

Vemos pues que a Rafael se le está cayendo el castillo ése que habría de dar abrigo a Martha Erika Alonso y calor político-financiero a su grupo de colaboradores que, en el mejor de los casos, durante ocho años han vivido asidos a la ubre del gobierno de Puebla.

Luis Carlos Ugalde, ex consejero presidente del INE y ex asesor del gobierno poblano, está seguro que procederá la impugnación que presentó Morena y, en consecuencia, que habrá de anularse la elección a gobernador de Puebla. Su seguridad se deriva de los análisis y estudios realizados por él y su grupo, así como por las quejas presentadas y las confidencias de varios panistas poblanos, los mismos que seguramente están hartos de lo que ocurre en la entidad. Se trata de un escenario trágico para quienes estaban seguros de mantener los privilegios del poder fabricado por su líder Moreno Valle. Existe la posibilidad de que se cierren las arcas y, casi al mismo tiempo, se abran investigaciones que desemboquen en sendos procesos penales. Los que se enriquecieron podrían verse ya en la agenda roja de Santiago Nieto cuya función será la de indagar las cuentas y movimientos bancarios de miles de sospechosos de corrupción; o que la Auditoría Superior de la Federación profundice en los contratos y concesiones otorgadas por el gobierno a particulares. Vigilarán nerviosos (y quizá hasta escondidos) cómo se lleven a cabo las investigaciones correspondientes. No vaya a ser que por ahí aparezcan sus nombres...

Pero también hay un sueño, digamos que guajiro. Éste gira en torno a que la revisión de marras no arroje algo que comprometa el futuro político del gran jefe poblano. Empero, de una u otra forma, tendrán que acostumbrarse a ejercer el triste papel de algo parecido a los deudos de un régimen sofisticadamente corrupto.

¿Qué futuro tienen los hombres de Rafael?

Habrá que esperar para saber cómo se reinventan, desde Marcelo García Almaguer hasta Jorge Aguilar Chedraui, Luis Banck Serrato, Cabalán Macari Álvaro y el resto de esa pléyade de beneficiarios de la convenenciera bonhomía burocrática de su paradigma. Esto siempre y cuando, que conste, se anule la elección y desaparezca del mapa político Martha Erika Alonso, la dama cónyuge sobre la cual están cifradas las esperanzas del grupo que anhela permanecer en el paraíso político y financiero morenovallista. Todos ellos con un pie en el infierno que diseñó el ex gobernador con la malévola intención de mandar a ese espacio a quienes no se ajustaran a sus requerimientos personales y políticos. Por cierto, a esta lista habría que agregar a dos que tres de los comunicadores que aumentaron su riqueza económica personal.

Ahora bien, en el mejor de los casos —como ya lo he dicho y escrito—, si por alguna extraña razón validaran el triunfo de Martha Erika Alonso, de cualquier forma los morenovallistas tendrían que prepararse para vivir en otro infierno más cabrón: el recientemente construido con la presencia mayoritaria de Morena en la Presidencia de México y en los poderes de la Unión. Valga la alegoría semántica, ahora sí Rafael Moreno Valle y adláteres sabrán lo que es amar a Dios en tierra de indios…

acmanjarrez@hotmail.com
@replicaalex


ENTREVISTAS ANTERIORES
Benemerita Universidad Autonoma de Puebla