Teodoro Rentería Por Alejandro C. Manjarrez
“Desde el lugar de los hechos comunicó su amigo y servidor Teodoro Rentería”.

Así reza la rúbrica que reverbera en la mente de quienes conocemos a Teodoro a través de su voz, de sus escritos, de sus investigaciones, de su lucha por la dignidad del periodista y el respeto para el ahora riesgoso –y casi heroico– oficio de informador.

El encuentro con él se llevó a cabo en su espacio de reflexión y trabajo escrito.

Los libros y la galería de fotos, que parecen aromatizadas con el perfume del poder (el cuarto, desde los años previos a la Revolución Francesa), sirvieron de marco para esta interviú que, dirían los “clásicos tundemáquinas”, fue como el “machetazo a caballo de espadas”.

Teodoro es sin duda alguna un periodista que emana energía y experiencia; un hombre que transmite el estado de ánimo que siempre lo muestra como un ser generoso con sus vivencias, pero al mismo tiempo previsor; cauto en sus expresiones, y a la vez abierto a compartirnos lo que la vida le ha enseñado.
Poco antes de que apareciera por la puerta cuya protección, por cierto, simboliza la inseguridad que flagela al Distrito Federal, cavilé en lo que Teodoro Rentería ha aportado al periodismo moderno que empezó a fraguarse hace poco más de medio siglo.

Pensé en que es uno de los sobrevivientes de la generación de periodistas que abandonó el sepia de las fotos bañadas con ‘hígado de azufre’ (sulfato de potasio), para dar a sus notas y comentarios el colorido de los nuevos tiempos.”

Entre estas reflexiones y recuerdos entreverados se me ocurrió la pregunta obligada para quienes, como Teodoro, han conocido a varios presidentes. Y en algún momento de la entrevista surgió natural, oportuna, retadora:

–¿Cuál es el peor gobierno que usted haya visto?
Rentería la escuchó sin inmutarse. Meditó su respuesta y dijo con ese su claridoso estilo que le ha ganado el respeto de la sociedad bien informada:

–El peor gobierno, no el más sanguinario sino el peor, es definitivamente el de Vicente Fox. Aunque el actual no le va a la zaga. Yo creo que Calderón nos va a entregar peores cuentas que las que entregó Fox.

La respuesta directa y sin sutilezas me indujo a seguir el tema foxista y pregunté:

–Martha, porque finalmente Martha era el poder tras el trono, ¿qué piensa usted de ésta que se llamó pareja presidencial?
–Creo que ese tipo de figura en nuestro país surge definitivamente por la deficiencia de un partido que permite que personajes sin preparación y que, con base a una campaña mediática, logran acceder al poder. Ésa es la verdad de Vicente Fox. Entonces Martha, que era su personaje amoroso, fue la que manejó el gobierno. Esta fue la realidad del foxismo…

En pleno dominio del “micrófono”, prácticamente sin soltarlo, Rentería se siguió de frente para decir el “secreto” que se escucha en tertulias políticas:
“Con esos antecedentes ahora debemos preocuparnos porque Margarita Zavala, que no hace mal su papel aunque su actuación que es un poco menos pública, siga los pasos de Martha, tome todas las decisiones pre electorales, la mayor parte con un sentido totalmente electorero. El nombramiento de la señora Alanís como presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, un ejemplo. Otro: su intento para destrozar a la izquierda en Iztapalapa, que le salió al revés porque la figura López Obrador regresó a las primeras planas de los periódicos y volvió a recuperar su figura nacional, inclusive internacional.

–¿Estas actitudes y los resultados electorales podrían establecer que la derecha en México no tiene porvenir?
–Establecen que su futuro está en las manos del pueblo porque con su voto éste castiga a los gobiernos que deshonran sus propósitos, que traicionan a la voluntad popular. Así que la derecha tendrá futuro en tanto los partidos de izquierda o los partidos de centroizquierda cometan errores. Es una situación de vaivén porque en todo el mundo los pueblos ya saben el valor de su voto. El mexicano también a pesar de que tardó en darse cuenta de que el voto sirve para aprobar o desaprobar la actitud de los gobiernos. Este mismo pueblo le dio a la derecha la oportunidad de gobernar. ¿Y qué hizo la derecha? Lo traicionó, cayó en los mismos excesos del entonces partido único, pero con un agregado: agravó el desastre. Por eso el PAN fue brutalmente castigado en las urnas.

“Al revisar la vida pública de Felipe Calderón, encontramos que es una historia de fracasos. Todas las elecciones las había perdido y ahora pocos se atreven a asegurar que ganó la del 2006. Yo no lo creo. Si había alguna duda de que había ganado, con lo que quiso hacer en esta elección de mediados de sexenio, se comprueba que hubo fraude en la suya. ¿Qué fue lo único importante que ganaron? Sonora. Pero no lo ganaron porque el PRI perdió por un drama. Ningún panista tiene el derecho de presumir el resultado de Sonora, porque se aprovecharon de una desgracia, una de las peores desgracias que ha sufrido nuestro país: los niños inocentes que fallecieron.”

–¿Entonces qué le falta al gobierno del PAN?, insistí.
–Primero experiencia. No sabe gobernar. Si lo supiera habría recompuesto la procuración y administración de justicia. Eso es lo primero que tendría que haber hecho y no salir a jugar a los policías y ladrones. Lo hace y es muy lamentable… Como a cualquier profesional de la radio, a Teodoro disfruta tener el control del micrófono. Así que tuve que interrumpirlo para “cambiar de canal”. –¿Los políticos disfrutan la desgracia de los periodistas? Sí, claro y la disfrutan mucho. Ellos quisieran tener un mundo perfecto: un mundo sin periodismo, ese es el ideal de todos los dictadores… ¡imagínese! Nosotros somos los fedatarios. Fox, con su común estilo bravucón dijo que solamente escribíamos puras estupideces… bueno, lo que en realidad dijo fue que los periodistas escribían puras pendejadas. Si, las pendejadas que él hacía. Nosotros simplemente las llevábamos a un medio de comunicación. Para ellos ése es el mundo maravilloso. Pero no se los vamos a permitir.

Afortunadamente en México, como en muchas partes del mundo, hay periodistas valientes dispuestos a seguir dando la batalla.

–¿Qué opina de la autocensura del periodista?
–Es muy lamentable. Sobre todo en toda la franja norte donde se dejó de trabajar la fuente policíaca. Ya no se publica lo que ocurre. Y si llega a publicarse es sin la firma de los reporteros. En radio y televisión sucede algo parecido. Allá, como en otros lugares del mundo, el periodista estorba y hay que eliminarlo.

–¿Cómo podríamos definir la relación prensa-gobierno?
–Terrible, cuando se habla, se habla en el desierto. Dicen que hay libertad de prensa si, libertad de prensa ¿para qué? ¿Para que sirva para algo?

–Hace unos días José Ramón Cosío, Ministro de la Suprema Corte de Justicia, determinó en un acuerdo aprobado por el Pleno, que los periodistas podrían hurgar en la vida privada de los políticos, que esto no se debería de considerar como delito porque finalmente los políticos son políticos y, a la hora de entrar a este ejercicio, su vida privada se convierte en pública. El ministro razonó en el sentido de que depende de lo que hagan los políticos en su vida privada para que funcione este país. ¿Qué opina usted?
–Me parece extraordinario. El que se mete a político sabe perfectamente que no tiene vida propia, que su vida es pública. Entonces el periodista está obligado a escudriñar y ver qué clase de persona representa los intereses del Estado. Qué no vengan con el cuento de que su vida privada es intocable. Si así piensan que mejor escojan la vida privada o monástica. El periodista tiene la obligación de investigarlos y dar a conocer qué tipo de personas son los servidores públicos. “Gracias a esa libertad nos enteramos de los nombres de beneficiados con la subrogación de las guarderías y, además, que la tía segunda de la esposa del presidente de la República es la principal dueña y la principal responsable de la muerte del medio centenar de niños y de los daños físicos y emocionales y las secuelas del resto…

–Usted dijo que es un cuento la libertad de prensa. ¿Sigue pensando lo mismo?
–Sí. Porque en el momento en que un periodista se sale tantito de lo que el gobierno considera que debe usted de decir, en ese momento lo empiezan a apalear. Se valen de todos los recursos que del poder político…

“Vámonos a la otra cuestión, la despenalización de los mal llamados delitos de prensa: difamación y calumnia que es un arma que tienen sobre todo los dictadorzuelos locales para acabar con el periodista. Acuérdese de Pablo Salazar Mendiguchía que elevó a nueve años de prisión, ¡fíjese nada más!, por el delito de difamación y calumnia agregándole mil salarios mínimos. Bueno ya se logró a nivel federal suprimir ese delito del código penal y en unos cuantos estados, entre ellos Morelos, Chihuahua y tengo entendido que Hidalgo. Pero son muy pocos. En el resto de entidades siguen siendo un arma del gobernador y de los presidentes municipales en contra de los periodistas. Es un arma brutal: tú sigues hablando de mí y yo te meto a la cárcel. Así el señor ministro de la Corte diga que los funcionarios no tienen vida privada.

–Por el respeto al periodismo, es por lo que lucha la asociación que preside. Platíquenos algunos de sus objetivos.
–Luchamos por una ley de equidad publicitaria gubernamental. El presupuesto publicitario no es propiedad de los gobiernos ni del presidente de la República, y menos aun de los gobernadores o de los presidentes municipales; es del pueblo. Como en los países democráticos, México debe tener su ley de equidad publicitaria gubernamental donde el reparto de ese “pastel” lo ordene el poder legislativo sin fijarse si son medios críticos o no, culturales o no. Estamos luchando por eso y porque se esclarezcan los crímenes y se acaben los atentados contra los periodistas y medios de comunicación…

Tenemos muchas cosas en la agenda legislativa pendiente sobre la defensa de los periodistas, para proteger el secreto profesional de un periodista. Morelos es el primer estado donde se logró elevar a rango constitucional el secreto profesional del periodista. Después fue Chihuahua, pero ahí quedó. Pero todavía falta mucho...

–Dijo Francisco Zarco que mientras exista la libertad de prensa, existirán las otras libertades...
–Es la madre de todas las libertades. No hay otra comparable. Recuerdo cómo estando en la cárcel Ricardo Flores Magón sigue escribiendo y a falta de papel escribe en las paredes. Cuando le quitan los lápices, él sigue escribiendo con las uñas. Y cuando le quitan todo escribe con su sangre. Ésa es una prueba de valor y de la vocación por la libertad de expresión.

–¿Cómo ve el periodismo de México comparado con el periodismo de España, por ejemplo?

–Yo siento más trascendente el de México con todo lo que está sucediendo. El periodismo en España le muchos rodeos. Es demasiado analítico. No va a la trascendencia del hecho. Desde hace mucho tiempo nosotros aprendimos que el hecho no es la noticia, sino lo que está atrás de ella. Ése es el periodismo trascendente. Los mexicanos sabemos leer entre líneas, sabemos dónde está la noticia, no nos conformamos con la simpleza de los acontecimientos. Cito de nuevo el drama del incendio del ABC en Hermosillo, Sonora: el hecho fue que se incendió y murieron 49 niños; esa no es la noticia, la noticia fue: ¿Por qué se entregan esas guarderías a manos privadas? ¿Por qué no se atiende adecuadamente si ya se dieron y se tiene toda la seguridad para que no suceda lo que sucedió? Ésa es la verdadera noticia. El periodista mexicano ha sabido entrar a esa parte. En España le dan muchos rodeos al asunto. Usted lee una nota en el ABC o en El País y encuentra la verdadera noticia casi hasta el final. A nosotros nos enseñaron desde la escuela y desde el mismo ejercicio de la profesión, que desde el inicio nosotros tenemos que dar la noticia, tenemos que buscarla. Hay periodistas que escriben artículos de fondo sin rodeos. Me incluyo. Vamos directamente a lo que es la noticia. ¿Cuál es el fondo de nuestro comentario? Si el lector quiere leer todo lo que escribimos o quiere escuchar todo lo que decimos, qué bueno. Pero si no lo quiere leer ya le dimos la substancia, la trascendencia del hecho, la noticia.

Como Luis Echeverría (su foto) parecía testigo mudo de nuestra conversación, tuve que preguntar a Teodoro lo qué para él significa el ex presidente. He aquí su respuesta:

–Qué buena pregunta me hace. Yo creo, sin quitarle sus errores claro, que es uno de los presidentes más denostados por el problema de Excélsior. Los compañeros que salieron del Excélsior que encabezaba Julio Scherer, se han encargado de destrozar la figura de Luis Echeverría. Yo creo que no hay un presidente que haya dejado una herencia social más importante que la de él, legado que el pueblo de México todavía sigue disfrutando: INFONAVIT, Instituto de la Defensa del Consumidor, nada más por ponerle dos ejemplos. Ahora bien, lo de Julio Scherer, con todo el respeto que merece, no era un proyecto periodístico, él tenía un proyecto político, pertenecía a la democracia cristiana y en alguna ocasión se le escuchó en que pensaba ser presidente de la República, a ese grado. Scherer tenía un selecto grupo de periodistas connotados, pero se olvidó de las bases, de los trabajadores. Finalmente los trabajadores son los que le ganaron la elección y lo echaron fuera de Excélsior. Es cuando le pide a Luis Echeverría que lo defienda y éste simplemente deja que se muera solito. De ahí que hayan acusado a Echeverría. No es cierto.

“Para juzgar a Julio Scherer sólo hay que conocer el caso de San Juana Martínez, una periodista española muy valiente que fue la corresponsal de proceso desde la época en que Scherer dirigía formalmente a la revista Proceso (porque la sigue dirigiendo). Resulta que ya no fueron cómodos los reportajes que mandaba la compañera española y, de repente, ya no se publicaron sus artículos, luego la corrieron sin pagarle un solo centavo. La entrevista el Milenio y ella relata que fue a ver a Julio Scherer y lo que éste le dijo: ‘Mira, yo te reconozco como una gran periodista, te admiro mucho, pero en cuestiones de dinero yo soy un caballero y no hablo de cuestiones de dinero’. ¿Ése es un defensor de los periodistas?

“Luis Echeverría es denostado terriblemente por el grupo que salió de Excélsior. Desde entonces le declaran la guerra y, claro, las nuevas generaciones se van con la finta: que el estilo echeverrista, que el echeverriato y que no sé qué. Ahí están los tribunales. De todo ha salido limpio. Cuando usted me hizo la pregunta sobre cuál era el peor gobierno le dije: pero no es más cruel. El más cruel fue el de Díaz Ordaz. Él mismo lo admitió en la Cámara de Diputados. ‘Toda la responsabilidad del 68 es mía’, dijo. Yo nunca he sido detenido en mi vida ni por una falta administrativa; sin embargo, me llevaron detenido a la Secretaría de Gobernación por haber entrevistado a uno de los líderes del movimiento del 68, y ni siquiera lo entrevisté. Lo entrevistó uno de mis reporteros. En esos días yo era el director de la agencia de noticias Informex y fueron a detenerme 40 agentes de la entonces Dirección General de Seguridad. Me trataron como si yo fuera el peor delincuente en México. Eso ocurrió en el 68.

–Hay muchos empresarios que quieren ser periodistas…
–Tenemos que dividir lo que es un empresario y lo que es un periodista. El empresario quiere controlar su negocio más que promover el buen periodismo. La mayoría de ellos pertenece a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Vea usted las cifras que dan de asesinatos de periodistas y las que nosotros tenemos, hay una distancia enorme. Luego hay otra organización internacional que se llama Reporteros sin Fronteras: su presidente lleva ahí anquilosado 26 años, desde su fundación, es un ex agente de la CIA, está al servicio de los intereses de ellos, no al de los verdaderos periodistas y vea usted la gran prensa mexicana a quien le hace caso cuando hay un asesinato.

–¿Cómo ve a las nuevas generaciones de periodistas?
–Afortunadamente yo soy periodista de academia. En aquel tiempo éramos la burla de los empíricos, afortunadamente las cosas están cambiando, con todo el respeto a los empíricos, pero las nuevas generaciones tienen que estar preparadas y este mundo es de los preparados. Si les va a faltar el ejercicio, ya hay muchas escuelas que desde los primeros años dan a los muchachos todo tipo de talleres lo cual parece que muy importante. Las nuevas generaciones de periodistas tienen que estar bien preparadas si quieren hacer buen periodismo. Es el requisito de los nuevos tiempos.

–¿La religión sigue siendo el opio del pueblo?
–Después de lo que vemos, después de lo que estamos comprobando, yo creo que todas las iglesias están en crisis. Y sí, el ser humano necesita de la religión. Sin embargo, todas las iglesias lo han defraudado, han abusado de la gente que de buena fe ha creído en ellas. Yo no me iría tanto a que es el opio de los pueblos pero sí a que son un desastre. El individuo debe de pensar serenamente en esto. Y si cree que hay un ser supremo, que no dependa de organizaciones que sólo son negocios aberrantes por todo lo que hemos descubierto: la pederastia, los fraudes y la opulencia, actitudes que nada tienen que ver con las doctrinas que dicen profesar y con las que quieren dominar a los pueblos. En última instancia, aunque sea una frase común, sí podríamos estar de acuerdo en que la religión es el opio de los pueblos…

Para dar por terminada la entrevista, le pregunté sobre sus buenos y malos recuerdos. Teodoro respondió de buen talante para establecer lo que podría ser una paradoja familiar:

Quiso ser médico como su padre, pero éste lo convenció de que mejor fuera periodista. Y cuando sus hijos le manifestaron que querían ser periodistas, Rentería trató de convencerlos para que no los fueran y fracasó. Desde entonces, dice, ya no da consejos.

Sus remembranzas tristes:
Los asesinatos de sus compañeros.
La impunidad que se enseñorea por el país.
Los atentados contra las libertades de prensa y expresión.
La injusticia que prevalece en el territorio nacional.

“El pueblo de México y los demás pueblos no se merecen una vida sin periodismo”, sería la segunda rúbrica de Teodoro Rentería Arróyave, vicepresidente de la Federación Latinoamericana de Periodistas y ocho veces galardonado con el Premio Nacional de Periodismo.

acmanjarrez@homail.com



ENTREVISTAS ANTERIORES
moncler kurtka parajumpers cena canada goose sklep moncler sklep woolrich outlet parajumpers kurtka moncler sale peuterey kurtka damska canada goose warszawa parajumpers outlet canada goose parka canada goose kurtki belstaff kurtka