El dedazo “señoritingo” Por Alejandro C. Manjarrez


El PAN —ahora de Ricardo Anaya— ha creado su propia cultura del dedazo. El PT —propiedad de Alberto Anaya— fue concebido en las entrañas del gobierno priista, razón por la cual es un partido de dedo. El PRD democratizó el dedazo distribuyéndolo en las falanges que unen a sus tribus derivadas de las izquierdas que unió Cuauhtémoc Cárdenas, ex gobernador de Michoacán gracias, precisamente, al dedazo del presidente de México.

El Panal se creó impulsado por el dedazo magisterial de Elba Esther Gordillo Morales, cuyas uñas largas y falta de tacto político (o exceso de poder) labraron su propio destino.

El PVE fue procreado por una familia cuya huella digital sigue vigente: sus legisladores y gobernador son producto del dedazo digamos que monárquico. Morena se mueve con el impulso del dedo de su líder y creador, un hombre cuya rebeldía original nació después de que el dedazo presidencial no lo benefició. Movimiento Ciudadano se formó en el seno político de Date Delgado, quien por cierto resultó gobernador interino de Veracruz debido al dedazo del entonces presidente de México.
Paradójicamente, dentro del útero político nacional fue concebido el llamado Frente Ciudadano, entidad electoral encabezada por tres personajes que aún no encuentran cómo diablos diseñar un proceso democrático que disfrace el dedazo, en este caso tripartita. Curiosamente esta maña o estrategia amohinó a Rafael Moreno Valle, el político que en su desacreditada persona concentra varios de los influyentes dedazos, circunstancia que le permitió mejorar el ejercicio del poder unipersonal. La prueba de esa su potestad: el control que ejerce sobre los poderes del estado que amalgamó para implantar su dominio.

Escuela de la democracia
No cabe duda que en la política moderna el fondo es la forma. Lo comprueba la actitud de los políticos que dejaron de ser priistas dándole la vuelta a la propuesta de su ideólogo Jesús Reyes Heroles. Independientemente de lo malo o bueno de tantos cambios, mudanzas, recules y traiciones (el lector tendrá la mejor opinión), talante que confirma que Plutarco Elías Calles no andaba tan errado en eso de que el prm (antecedente del pnr y del pri) sería la escuela de la democracia mexicana, sui generis por cierto. Y lo fue porque de sus entrañas salieron los hombres y las mujeres que crearon y/o fortalecieron a los diferentes membretes políticos mencionados (Partido de la Revolución Democrática, Partido Nueva Alianza, Partido Movimiento Ciudadano —antes Convergencia—, Partido Verde Ecologista de México, Partido del Trabajo y Movimiento de Regeneración Nacional.

Manuel Bartlett, Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, Marcelo Ebrard, Andrés Manuel López Obrador, Elba Esther Gordillo Morales, Jorge González Torres, Dante Delgado Rannauro y Alberto Anaya Gutiérrez, mamaron de la revolucionaria ubre del tricolor, el último de ellos a través del efecto nodriza patentado por los hermanos Salinas de Gortari.

Hago esta llamémosle reflexión inspirándome en lo ocurrido en las entrañas del escenario político mexicano, espacio desde el cual varios de los hijos del dedazo han criticado la nominación de José Antonio Meade Kuribreña. Lo curioso es que en este simpatizante del PRI, confluyen las cualidades que han buscado para sí o para sus candidatos los dirigentes políticos de México. Ponderan su trayectoria pero al mismo tiempo satanizan a la persona por aliarse con el partido que fundó Plutarco Elías Calles. En las críticas subyace la molestia que les produjo la visión política o audacia de Enrique Peña Nieto, el priista más preocupado por su partido; es decir, por la continuidad que le garantiza un retiro feliz.

Vivimos, pues, entre dos contrasentidos. El primero es la necesidad de hacerse del poder, no para trabajar por el bien de la sociedad, sino utilizándolo con el deseo de conservar el registro partidista, seguir succionando la ubre presupuestal, ocupar las marquesinas mediáticas del país y del mundo, construir cofradías cuasi monárquicas (como la que tenemos en Puebla), encarcelar a sus adversarios históricos y llenar las arcas familiares. Y el otro: el descontrol que propició la nominación priista de José Antonio Meade, el personaje que, según el consenso nacional, por su trayectoria, inteligencia, preparación y ausencia de negativos daría solidez electoral a cualquiera de los membretes partidistas mencionados, excepto, claro, el de Morena donde el posible salvador del PRI sólo es un señoritingo…

acmanjarrez@hotmail.com
@replicaalex


ENTREVISTAS ANTERIORES
Benemerita Universidad Autonoma de Puebla