Y tú ¿cómo eres? Por Kantor
La grafología estudia la escritura con el fin de describir la personalidad de una persona, para intentar determinar características generales, acerca de su equilibrio mental, la naturaleza de sus emociones, aptitudes profesionales, tipo de inteligencia y en muchos casos grandes especialistas diagnostican el grado de salud o enfermedad física y mental.

No debe confundirse la grafología con el peritaje caligráfico, disciplina utilizada en criminología, con el fin de comparar escritos y determinar, si un documento fue firmado por la persona que se supone que lo hizo.

Es una ciencia, que estudia la personalidad a través de la letra. La forma de escribir es única e irrepetible.
Se puede conocer:
Como se comporta un individuo ante una situación tensa o de conflicto.
Estado anímico, en un momento dado.
Prioridades y relaciones familiares.
Signos de deshonestidad.

Si es franco, rebuscado, envidioso, celoso, mentiroso, creativo, constante, tenaz, egoísta, agresivo, intransigente, afectuoso o comprensivo.
Si se es autoritario.
Si es capaz de obedecer.
Grados de tolerancia o frustración.

La letra, desnuda al ser humano, a través de ella identificamos y llegamos a saber, como se organiza, como se relaciona, como vive su sexualidad, como toma decisiones.

Podríamos dividirla en dos grandes tipos: letra cursiva, la que aprendimos en el colegio, con raíz en la caligrafía, y la de imprenta, que tiene como subtipo a la letra script (imprenta en minúsculas).
La letra cursiva tiene varias formas: angulosa, arcada, cuadrada, guirnalda, barroca, rococó etc.
La letra de imprenta o letra de molde, es la que vemos en los periódicos, siendo muy común entre adolescentes.

Algunos ejemplos:
Si la escritura es muy grande: corresponde a personas que tienen una necesidad imperiosa de llamar la atención, de que todo el mundo este pendiente de ella. Son personas que se sienten muy importantes con respecto a los demás.

Si la escritura es grande: corresponde a personas que tienen mucha vitalidad y de una actitud extrovertida.

Si la escritura es pequeña: identifica a personas que tienden a pasar inadvertidas, por que viven hacia adentro. Personas observadoras, con una visión detallista del mundo.

Si la escritura es muy pequeña: individuos que tienen un pobre concepto de si mismo y lo pasa mal en lo referente a relaciones humanas.

Si la escritura es de distinta altura, irregular: corresponde a dos sentidos completamente opuestos. En el sentido negativo corresponde a personas inestables e incapaces de controlar sus emociones. En el sentido positivo a personas de una gran intensidad afectiva en el total sentido positivo.

Escritura inclinada a la derecha: Personas que pierden fácilmente los nervios. Muy dramáticas en asuntos sentimentales. Celosos. Fuerte necesidad de acercarse a los demás.

Escritura inclinada a la izquierda: personas que ejercen una férrea vigilancia sobre si mismas con una represión de su necesidad de contactar con la gente.

Escritura vertical: personas que controlan sus sentimientos, sus deseos y poseen madurez, estabilidad y ecuanimidad.

Escritura curva: personas adaptables, que se amoldan con facilidad. En ellas predomina el sentimiento, la dulzura y la ternura.

Escritura angulosa: personas con gran inclinación de dureza e intransigentes, donde la razón predomina sobre el sentimiento.

Escritura redonda: personas pasivas, tranquilas, indolentes con muy escasa o nula capacidad de entusiasmo.

Escritura fuerte: sinónimo de firmeza de carácter, tanto en los deseos como en las opiniones.

Escritura débil: indica que la persona carece de fuerza interior para enfrentarse a dificultades.

La velocidad con la que se escribe, puede modificar muchos signos indicativos y observar el ritmo de la persona, de su pensamiento y la velocidad con que reacciona ante estímulos externos.

Escritura rápida: rapidez de respuesta, pensamiento ágil. Si hay descuidos de letras y signos, muestran impaciencia y gran descontrol.

Escritura pausada: individuos observadores, reflexivos, precisos y con altas tendencias perfeccionistas.

Escritura lenta: excelente sentido de la realidad, lentitud en procesos de asimilación. Cuidadosa y realista.

La dirección de las líneas, depende mucho del momento en que realicemos el escrito.

Escritura ligada: persona con buena capacidad lógica y que no abandona lo que hace hasta tenerlo terminado.

Escritura desligada: personas que aprecian los detalles con problemas de integración con el entorno.

Escritura agrupada: personas que conjugan lógica e intuición, capacidad reflexiva con la acción, equilibrio entre el mundo exterior e interior.

Tan insignificante como parece, el punto de la “i” refleja uno de los test de mayor precisión.

Circular: fantasía y deseos de originalidad.

De palo: espíritu vivo y polemista.

Marcados y regulares: atención, precisión, regularidad.

Sin presión: timidez, problemas de afirmación.

Detrás: pensamientos anclados en el pasado.

Alto y adelantado: deseos de conseguir algo que no llega.

Alto: tendencia al idealismo y la utopia.


Cada letra indica aspectos diferentes, cada línea nos da a conocer como es, quien la escribe.
Por lo general las letras bajas (g, j, p.f.q.y.z….), se asocian con la sexualidad, ya que establece la conexión entre el yo y el mundo instintivo

Ovalo grande: insatisfacción sexual-

Ovalo inexistente: más romanticismo que sensualidad.

Forma de hélice: gran respeto hacia los demás.

Trazo que baja y sube: timidez sexual. Pudor.

Sin bucle: deseos sexuales sin satisfacer, frialdad.

Bucle a la izquierda: gran autodefensa.

En ocho: retraimiento, temor, deseo insatisfecho.


No es necesario grandes escritos, con simples frases como las siguientes, se puede detectar un panorama muy amplio de la persona a la que se lee.

“gracias,  que generalmente otorgas cuando te sientes totalmente agradecido y juvenil, con gran fuerza y optimismo”.
“todos los tontos toman  tequila tontamente.”

La simple firma de cualquier persona, en forma general nos dará, un número gigantesco de sus características personales.


ARTÍCULOS ANTERIORES