El Estado de los errores Por Manola Álvarez Sepúlveda
La Suprema Corte de Justicia de la Nación, abucheó a Felipe Calderón por sus pifias en derecho constitucional. Vea usted por qué:

Cuando la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó la reforma al artículo 146 del Código Civil, en el que se incluye la celebración jurídica del matrimonio entre personas del mismo sexo, el titular del Ejecutivo Federal declaró muy convencido que la Constitución General de la República establecía que el matrimonio sólo se podría celebrar entre un hombre y una mujer y que la familia la constituyen únicamente el padre, la madre y los hijos.

Seguramente Calderón leyó y estudió otro texto constitucional, ya que el aprobado en Querétaro el 5 de febrero de 1917 (considerando las reformas posteriores) no establece lo que él señaló. En su arrebato contra el gobierno perredista del Distrito Federal, ya sea por una mala asesoría o por ignorancia jurídica, que en un abogado resulta inconcebible, lanzó a la Procuraduría General de la República a presentar una controversia constitucional contra la ley que autorizó el matrimonio entre personas del mismo sexo, conocida coloquialmente como de “los matrimonios gay”.

Finalmente con 8 votos a favor y 2 en contra los ministros de la Corte dictaminaron que la reforma al Código Civil del D.F. no viola la Constitución. Que ésta no establece en forma limitativa cómo debe ser conformada una familia y que si alguna Constitución lo hiciera sería abiertamente antidemocrática. Además decidieron que los actos del estado civil que se celebren en el Distrito federal, serán válidos en todos los estados, aunque estos no están obligados a modificar sus códigos en el mismo sentido. Los alcances que los matrimonios entre personas del mismo sexo puedan tener lo dejaron para resolver en cada caso particular mediante la presentación de un amparo.

Posteriormente se discutió en la Suprema Corte de Justicia de la Nación la controversia constitucional, presentada también por la Procuraduría General de la República para impedir la adopción a matrimonios entre personas del mismo sexo, que ya ha sido declarado constitucional. El fundamento para aprobarse la constitucionalidad, por 9 votos a favor y 2 en contra fue que el artículo 1º de la Constitución General de la República establece que queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las capacidades diferentes, la condición social, las condiciones de salud, religión, las opiniones, las preferencias, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas.

Así que, licenciado Felipe Calderón, está usted reprobado en derecho constitucional e hizo quedar en ridículo a su procurador.

Desde luego los curas se inconformaron con la decisión del más alto tribunal de México y dijeron: “La iglesia deplora este tipo de leyes que denigran a la familia…” el Cardenal Rivera Carrera (acusado de proteger pederastas) a través de un matrimonio católico se pronunció en contra de esa ley. Dijeron sus voceros: "Las uniones de facto o legaloides de personas del mismo sexo son intrínsecamente inmorales, pues contradicen el proyecto divino y desvirtúan  la naturaleza del matrimonio elevado por Cristo a la dignidad de Sacramento.

En el colmo de la estulticia el arzobispo de Guadalajara Juan Sandoval Iñiguez, acusó de que Marcelo Ebrard y organismo internacionales “maicearon” a los ministros de la Suprema Corte para que avalaran que parejas del mismo sexo se hagan cargo de niños e irónicamente preguntó: “¿Les gustaría que los adopten una pareja de maricones o lesbianas?” Seguramente sus feligreses le contestaron eufóricamente, ¡No, preferimos que nos adopte un cura pederasta como Maciel, o un borracho golpeador pero eso sí muy macho! El cardenal y sus voceros se olvidan de que la Constitución les prohíbe hacer crítica pública a las leyes; atacar a un partido político como lo hicieron al decir que el PRD es un partido fascista y que no se debe votar por él y que por hacerlo podrían perder su registro. Bueno siempre y cuando el gobierno cumpliera con su obligación de hacer respetar la Carta Magna.

Dialogo por la Seguridad Siguiendo con su política incongruente y despistada, Felipe Calderón llamó a realizar un diagnóstico después de que él solito tomó la decisión de declarar la guerra al crimen organizado. Se dijo dispuesto a escuchar las diversas propuestas, pero desde luego advirtió que no dará marcha atrás y que no comparte el criterio de la legalización de las drogas. Entonces ¿para qué diablos se reúne con quienes piensan distinto...? Sin tomar en cuenta a la Constitución, Calderón invitó a los ministros de los cultos religiosos a proporcionar información confidencial o secreta de lo que hacen los criminales; que le digan dónde se reúnen y quiénes los protegen. Incluso, en el colmo de la ridiculez, se dijo interesado en reclutar en la policía federal a los integrantes de las asociaciones religiosas.

Claro que los ministros de los cultos tienen la obligación de denunciar a los criminales. Si no hacen del conocimiento de las autoridades los actos delictuosos que son de su conocimiento, se convierten en sus cómplices y deberán ser procesados.

Durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, el nuncio apostólico Girolamo Prigione recibió a Benjamín Arellano Félix, pero dijo que fue en secreto de confesión y no lo denunció. Raúl Soto, canónigo de la Basílica de Guadalupe, dijo en 1997 que Rafael Caro Quintero y Amado Carrillo Fuentes entregaron cuantiosas donaciones a la Iglesia católica.

En abril de 2009 el arzobispo de Durango, Héctor González Martínez, aseguró que sabía, como todos, dónde vivía el narcotraficante Joaquín “El chapo” Guzmán y no lo denunció.

Como dijo el periodista Carlos Marín, los ministros de los cultos saben quiénes son los que cobran las cuotas, dónde se reúnen, cómo actúan, quiénes los cobijan y se coluden con ellos… pero se hacen pendejos. Creo que ya es hora que todos los políticos y los ministros de los cultos dejen de hacerse pendejos y vean por el bien de México. Las Alianzas: cínica farsa electoral En el colmo del cinismo, los partidos que se aliaron en Puebla para contender por la gubernatura, han confesado que acordaron prescindir de los principios y la ideología de sus institutos políticos, con el único fin de ganar la elección.

En relación al dictamen de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sobre la constitucionalidad de los matrimonios entre personas del mismo sexo, el dirigente estatal del PRD, Miguel Ángel de la Rosa, expresó su beneplácito; sin embargo, hizo hincapié en que ese tema lo dejaron a un lado en la plataforma electoral porque, sobre ellos, más de dos partidos de la Alianza tienen serias diferencias. Dijo, asimismo, que al concretarse dicho pacto se estableció que no se abordarían tópicos que representasen desavenencias entre los partidos que la integraran.

Por su parte y sobre el mismo tema de los llamados matrimonios gay, el secretario general del PAN, Pablo Montiel Solana, declaró que éstos serían rechazados de acuerdo a los principios panistas. Enfatizó que los matrimonios entre personas del mismo sexo, la adopción de niños para ese sector y la interrupción del embarazo, son temas que no estarán incluidos en la agenda legislativa del próximo Congreso Local. De lo anterior se desprende que los compromisos con los militantes o simpatizantes de los partidos llamados “de izquierda” fueron dejados de lado; se impuso la desesperación por obtener unos ayuntamientos y unas curules más, que no la gubernatura pues el candidato era un ex priista contendiendo bajo las siglas del PAN.

El PRI está aprovechando la coyuntura para exhibirlos y fragmentar la alianza PAN-PRD-PANAL y Convergencia. La diputada Rocío García Olmedo presentó la iniciativa para que se aprueben las sociedades en convivencia y la maternidad subrogada, discusión que pondría en aprietos a los nuevos aliados. También se podría reconsiderar la llamada “Ley de la familia” y regresar al concepto original de la Constitución: la protección de la vida desde el nacimiento hasta la muerte. Sería viable debido a que ya ha pasado un período de sesiones desde su modificación.

Pregunto a Mario Marín: ¿Valió la pena reformar la Constitución de Puebla, estableciendo que se protege la vida desde la concepción hasta la muerte natural, para poner candados a la despenalización del aborto y la eutanasia? ¿Fue conveniente tomar en cuenta las indicaciones de los jerarcas católicos y de la derecha en el poder? ¿No está arrepentido de haberlos escuchado como si de verdad ellos fueran los representantes de Dios en la tierra? Todavía está a tiempo de reconsiderar y solicitar al Congreso que enmiende la violación a la Constitución de México y a los Tratados Internacionales. ¡Atrévase¡.

En fin, si las modificaciones no les favorecen, los panistas podrían pedir al arzobispo que exorcice al Congreso, y de paso a la Suprema Corte.

Los perredistas no están dispuestos a aceptar públicamente que claudicaron ante el “presidente ilegítimo”. El botón de muestra fue el saludo de Jesús Ortega a Calderón en el Foro por la Seguridad. Le dio la mano de lado, pero sin voltear a verlo a los ojos. Y Marcelo Ebrard hizo un “ajuste de tiempo” de acuerdo con el Estado Mayor Presidencial, para no tener que saludar ni despedirse del Ejecutivo federal.

En esta misma reunión el presidente Calderón tuvo un “acto fallido” como se conoce en psicología y dijo: “El PRImen organizado” ha cambiado de actitud. No se atrevió a declarar lo que siempre dice: que los gobiernos priistas no combatieron el narcotráfico, sino que lo protegían y que desde que llegó el PAN al gobierno se inició una verdadera guerra contra los delincuentes.

Frente a los dirigentes de los partidos políticos manifestó que el crimen organizado había tenido la estrategia de conservar un bajo perfil, no ser notados para poder enviar droga a los Estados Unidos, pero que a partir del 2000 decidieron cambiar y la lucha se dio por controlar plazas para la venta de droga y esto llevó a los enfrentamientos que han dejado 28 mil muertos. No pudo evitar equivocarse y proyectar lo que realmente piensa y seguramente comenta en corto. Por ello Beatriz Paredes tuvo una reacción inmediata y a bote pronto le dijo a Calderón que cuando alguien acusa, debe presentar las pruebas o de lo contrario abstenerse de calumniar.

El tan publicitado “Dialogo” fue en realidad un largo monólogo, pura palabrería y ningún compromiso. Por ejemplo, los integrantes del poder judicial se dedicaron a pedir mayores recursos y protección para sus familias y nada más.

Se solicitaron opiniones sobre la estrategia del combate al narcotráfico y la legalización de las drogas, pero de antemano se rechazó cualquier cambio. Todo ello indica que la de Calderón fue una estrategia mediática con miras a la elección del 2012 y que las tan publicitadas alianzas entre el PAN y el PRD, sólo fueron compromisos de saliva para tener la oportunidad de ganar la gubernatura del estado de México en 2011 y con ello mermar la popularidad de Enrique Peña Nieto, el aspirante a la Presidencia de la República mejor posicionado…

alvarezenriqueta@hotmail.com





ARTÍCULOS ANTERIORES
moncler kurtka parajumpers cena canada goose sklep moncler sklep woolrich outlet parajumpers kurtka moncler sale peuterey kurtka damska canada goose warszawa parajumpers outlet canada goose parka canada goose kurtki belstaff kurtka