El embajador Pascual, “persona non grata” Por Manola Álvarez Sepúlveda
El embajador de los Estados Unidos en México, Carlos Pascual presentó su renuncia al cargo por “razones personales”. El inicio de su debacle fue las filtraciones que WikiLeaks difundió en meses pasados sobre los reportes y opiniones emitidas por Pascual, al Departamento de Estado en torno a la situación nacional en diversos ámbitos, esto en cumplimiento de su función diplomática.

De acuerdo con esos documentos confidenciales entre el embajador y su gobierno, Pascual aseguró en 2009 que el panorama político que enfrentaba el presidente Calderón de cara a las próximas elecciones presidenciales, era adverso y calificó entonces a los precandidatos del Partido Acción Nacional para 2012 de “grises y débiles.”

También señaló que los diálogos de seguridad entre Estados Unidos y México, podrían verse afectados por la caída del porcentaje de aprobación del mandatario. Y criticó al Ejército mexicano diciendo que tenía aversión al riesgo, y también a los distintos cuerpos de seguridad del país. Tal vez lo más delicado fue el señalamiento sobre que le dieron información a la SEDENA relacionada con el narcotraficante Beltrán Leyva y no hizo nada; y
que cuando acudieron a la Armada, ésta implementó un operativo y mató al capo de la droga.

Al respecto, Calderón se mostró muy enojado y declaró al Universal: “Yo al embajador estadounidense no tengo porqué decirle cuantas veces me reúno con mi gabinete de seguridad ni qué digo, la verdad es que no es un asunto de su incumbencia. No acepto ni tolero ningún tipo de intervención, pero la ignorancia del señor (Pascual), se traduce en una distorsión de lo que ocurre en México, se cae en una afectación y una molestia de nuestro propio grupo”. Las críticas y reproches al Ejército mexicano, fueron demasiado para su comandante, Felipe Calderón, quien calificó estas opiniones como dañinas y distorsionadoras.

Lo que reportaba el embajador a Hillary Clinton, era conocido de todos los mexicanos, excepto lo de Beltrán Leyva. No se trató de un complot contra el presidente que el diplomático estuviera organizando, como sucedió en otras etapas de nuestra historia. Por ejemplo, el embajador Henry Lane Wilson, conspiró con Victoriano Huerta, y acordaron entre copa y copa (los dos eran dipsómanos) la muerte del Presidente de México, Francisco I. Madero y el vicepresidente José María Pino Suárez. Esta acción vil, conocida como “El pacto de la Embajada”, desgraciadamente tuvo éxito.

Durante el gobierno de Plutarco Elías Calles (1924-1928), el embajador James Rockwell Sheffield y el secretario de Estado Frank Bellings Kellogg, planearon una invasión a México, para derrocar al presidente y evitar que se realizara la reglamentación del artículo 27 constitucional. El motivo fue que ambos eran accionistas de la Standard Oil Company, y con esa legislación se realizaría la expropiación de las compañías petroleras, y tendrían además una afectación personal en sus intereses. En este caso el contraespionaje mexicano, cuando no existía el Internet, ni las redes sociales, tuvo un exitoso trabajo: por medio de acercamientos entre los integrantes del Estado Mayor Presidencial y las damas de la Embajada, un militar logró introducirse a la recamara del embajador y sustraer de ella los documentos secretos que se enviaban entre el diplomático y su jefe. Le sacaron copias fotográficas y con ellas formaron un expediente que hicieron llegar al presidente Coolidge. Le informaron que las principales embajadas de México en el mundo tenían copia de la documentación y que si el “Plan Green” se llevaba a cabo, se sabría cuál había sido la motivación de la invasión. Esto logró la dimisión de Sheffield y de Kellogg y el envío de Dwight Morrow, quien llegó con una actitud conciliadora y respetuosa. Nadie se enteró de la razón de los cambios.

Aunque no se trató de un caso tan grave como los expuestos, las críticas y reproches al Ejército mexicano, en sus informes difundidos, obligaron a Calderón a salir en su defensa, ya que su “guerra” o “lucha” contra el narcotráfico, fundamento de su razón de gobierno, dependen del apoyo del instituto armado. Sin embargo, no siguió el procedimiento diplomático existente para este tipo de controversias. Los diplomáticos están preparados para negociar los asuntos escabrosos, siempre con la intención de obtener los fines deseados, dando a cambio lo menos posible. Y desde luego sin que se desgasten los actores principales, pues sólo se conoce el resultado y no las condiciones de la negociación. A través de nuestro embajador en Estados Unidos se debió tratar el caso de Carlos Pascual con el Departamento de Estado. Y en caso de no obtener ningún resultado, cabría declararlo “persona non grata” y entonces sí exigir su destitución lo que desde luego llevaría a un enfriamiento de las relaciones entre los dos países.

En lugar de utilizar los canales diplomáticos, el Presidente acudió al diario The Washington Post para señalar que había perdido la confianza en el diplomático estadounidense y que ésta es algo difícil de construir y muy fácil de perder. También se le hizo un cerco de hielo y el embajador ya no tenía comunicación con ninguna autoridad: el presidente no le hablaba y se le cerraron las puertas de la Sedena y de Seguridad pública, por lo que su trabajo se tornaba imposible de realizar. Se comentó que el hecho de que la pareja sentimental del embajador fuera la hija de Francisco Rojas, el coordinador de los diputados priistas, también molestaba a Calderón por su fobia contra este partido. Lo anterior hizo que Pascual presentara su renuncia, a pesar de contar con el apoyo de Obama, que ante la solicitud pública de Calderón tuvo que protegerlo y cuidar la imagen de su gobierno, que no se deja amedrentar ni acepta imposiciones.

El portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Mark Toner, admitió que las divulgaciones de WikiLeaks harán más difícil el trabajo diplomático de su país, pero que seguirían solicitando a sus embajadas que les pasen evaluaciones francas. Consideró que Pascual tomó una decisión personal para evitar convertirse en una distracción en la agenda binacional. Agregó que siempre contó con el apoyo de la Secretaria de Estado y del Presidente Obama. Después de eso la Embajada puede quedarse con un encargado de negocios hasta el 2012, fecha de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, y manejarse desde Washington. O que manden a un embajador más rudo e intervencionista, o que se quede alguien anodino a modo del gobierno mexicano, un tipo que no sirva para nada.

Eso, junto con la operación “Rápido y furioso”, en donde se dejaron pasar armas a nuestro territorio para rastrearlas y descubrir a los narcotraficantes, pero que se salió de control y una de ellas incluso se usó para matar a un agente aduanal de los Estados Unidos, desprestigió aún más a la diplomacia mexicana que, o supo y aceptó o no se enteró del operativo. De la misma forma el presidente norteamericano ha declarado que no conocía del operativo, pero se filtraron documentos que prueban que la secretaria Janet Napolitano y otras agencias de inteligencia, sí tenían conocimiento, circunstancia que sin duda causará un conflicto interno en aquel país.

Asimismo se autorizó a que aviones norteamericanos sin tripular violaran nuestro espacio aéreo con el fin de recabar información para la lucha contra el narcotráfico. La canciller Patricia Espinoza, aceptó que México solicitó su colaboración, sin autorización del Senado, pero que como no estaban tripulados era un operativo nacional. No manifestó cómo controlaba que la información recabada no fuera usada contra nuestro país. En la comparecencia en el Senado, la Canciller fue destrozada por la oposición, aunque hay que decir que ella sólo cumple órdenes y que no es muy brillante para expresarse. La senadora Rosario Green, ex Secretaria de Relaciones Exteriores, sentenció lo que puede ser el final de esta colaboración: “Nunca se había dado tanto, por tan poco”.

alvarezenriqueta@hotmail.com





ARTÍCULOS ANTERIORES
moncler kurtka parajumpers cena canada goose sklep moncler sklep woolrich outlet parajumpers kurtka moncler sale peuterey kurtka damska canada goose warszawa parajumpers outlet canada goose parka canada goose kurtki belstaff kurtka