Gilberto Bosques, el mexicano ejemplo para el mundo Por Alejandro C. Manjarrez

Cada vez que leo el nombre de Gilberto Bosques Saldivar, me entra una extraña desesperación combinada con el coraje que provoca la ignorancia histórica que atrapó a los políticos modernos que todavía no lo conocen. Lo veo y lo escucho diciéndome con la benevolencia y comprensión del maestro que fue para todos los que le rodeamos:

“No te preocupes, así ha sido siempre; debemos tener paciencia y trabajar sin esperar recompensa. Si la merecemos, puede ser que algún día llegue, cuando ya no estemos para disfrutarla”.

Pero ésa que es la voz del recuerdo convertido en conciencia, se topa con la fuerza del dáimon socrático empeñado en disuadir a su portador. De ahí que me pregunte y responda: “¿Paciencia? Ya no existe por culpa de muchos de los ‘servidores públicos’, los mismos que se alejaron de la cultura histórica y de las raíces ideológicas y sociales de México, las que con frecuencia manipulan para justificarse u ocultar su riqueza”.


Razono y mi espíritu se vuelve a insubordinar obligándome a protestar contra la ignorancia universal de algunos gobernantes, los que están como pasmados o inmersos en los lodos de la mediocridad. Entonces aparecen los recuerdos y los relatos que el propio Gilberto nos legó, herencia que el tiempo hizo crecer hasta convertirla en una de las luces que iluminan el trayecto del ejercicio periodístico: el mío y seguramente el de otros colegas.

Recapacito para en vez de protestar valiéndome de referencias políticas que validarían lo que pienso (nombres, incompetencia, actos, corruptelas, fechorías, fechas, olvidos, tonterías y hasta crímenes), acudir a las memorias donde hay datos y antecedentes que por su trascendencia podrían sacudir la conciencia de los gobernantes, incluidos –por qué no– los poblanos. Claro, siempre y cuando sepan leer. ¿Entenderían?

Después de valorar las crónicas y artículos que publicó la prensa nacional, todos ellos coincidentes con los merecidos homenajes que el mundo ha rendido a don Gilberto, concluyo que vale la pena intentarlo. Sin embargo, hay un problema: ¿qué hacer para obligar a los políticos de casa a entender la trascendencia del trabajo de Bosques? Es muy difícil porque sólo leen sus estados de cuenta bancarios. Sin embargo, no obstante esa muralla formada con cientos de ladrillos burocráticos, el Consejo Editorial de Réplica decidió rescatar este recuerdo a usted que sí lee, y también a quienes ejercen el poder en Puebla a pesar de que varios de ellos supongan que los libros y la historia causan cáncer.

Bosques, el poblano, ejemplo para el mundo
¿Qué hizo que Gilberto Bosques fuera un ser extraordinario, con una inteligencia brillante, con un singular sentido de fraternidad, con una gran capacidad para entender a sus semejantes, con la fuerza espiritual que hoy lo mantiene vivo en el recuerdo de cientos de miles de personas, y con una mirada fulgurante que en segundos escudriñaba para comprender las intenciones y sentimientos de sus interlocutores? No sé. Lo que puedo decir es que todo indica que en él coincidió la energía del cosmos. Tal vez. O que se concentró en su organismo la herencia de sus antepasados. Es posible. Incluso pudo haber sido uno de los seres elegidos por la naturaleza o por Dios para cumplir la misión humanitaria que desde hace años le reconocen gobiernos, organismos y agrupaciones vinculadas con la justicia y el humanismo. Quizás. Él mismo nos dejó ver lo que podría ser una de las pistas, cuando a manera de homenaje su nombre fue inscrito en los muros del Congreso Local poblano. Tenía entonces 100 años de edad y dijo a los diputados de esa sesión solemne presidida por Manola Álvarez Sepúlveda, promotora de la iniciativa del merecido reconocimiento que en vida le dedicó el pueblo de su estado natal:

“Ya como ustedes ven, soy un hombre a quien todas las cosas empiezan a dar rostros, señales de despedida... Nací en Chiautla, en una risueña casa inclinada sobre un flanco de la barranca del ojo de agua; es decir, nací en la entraña misma de aquella villa.... Lo recorrí todo... Entonces creo que me impregné de todo el vigor, el pluvio, la elocuencia, la palabra del agua y de las montañas... Después estuve en esta ciudad (Puebla) como estudiante. Y aquí acabé de formarme por la virtud mágica de una ciudad como ésta. Ciudad hermosa, ciudad prócer, ciudad en aquellos días límpida como ahora, con una atmósfera y una transparencia que solamente he encontrado en alguna parte de Europa... Aquí me formé en la lucha estudiantil, de esfuerzo, de trabajo y más tarde por el esfuerzo y por la causa del pueblo...”

¿Chiautla? ¿Puebla? ¿Qué fue lo que pasó en esos lugares? Hagamos un recorrido “a vuelo de pájaro” por la luminosa existencia del constituyente poblano y, para muchos extranjeros, del mexicano cuya labor les permitió conocer el mundo de sus padres, de sus abuelos y el suyo propio: Gilberto Bosques Saldívar era un niño de apenas diez años de edad cuando atestiguó la represión que hizo famoso al gobierno de Porfirio Díaz.

Fue en el amanecer del 3 de mayo de 1903, alba en la que, según sus propias palabras, el estampido de las balas se confundió con el primer tronar de los cohetes que inauguraban la celebración religiosa de la Santa Cruz. Ese día el pequeño Gilberto pudo constatar cómo murieron los chiautecos que se habían sublevado contra el gobierno de Díaz: “Don Jesús Morales Ríos –escribió años después–, a la cabeza de los insurgentes y al grito de ¡Muera el mal gobierno! ¡Viva Chiautla! ¡Viva la libertad!, atacó a la guardia de la cárcel en el fondo del portal. Allí cayó muerto de bala en el corazón. A pocos pasos de la reja carcelaria murió el alcalde Librado García Millán.

De cara al cuartel de los rurales murió Amado Sánchez, lugarteniente de don Jesús Morales. El caballo bayo que montaba aquel muchacho serio, cabal, callado y valeroso, murió junto a su jinete. Tres de los compañeros de Amado quedaron con él, sin vida”. Allá, en “la tierra caliente con noches de obsidiana traslúcida”, los revolucionarios anónimos se encontraron cara a cara con la muerte para, sin habérselo propuesto, mostrar al entonces hombre tierno que ese paso final es una de las formas heroicas de consagrarse a la patria. Con esas vivencias que lo marcaron como huellas en el cemento fresco, Bosques llegó a Puebla a estudiar en el Colegio del Estado donde de inmediato se integró a la asociación político-poblana Luz y Progreso que organizó Aquiles Serdán.

El repudio que propició la tiranía, motivó y unió al puñado de poblanos que decidieron protestar contra las arbitrariedades, los atropellos, los crímenes, las villanías y las infamias de Mucio P. Martínez, Joaquín Pita, el manco Mirus, Miguel Cabrera, Jesús García, Popoca, Machorro, Lezama y Córdoba, todos ellos porfiristas despóticos y atrabiliarios y además protagonistas del terror que había irrumpido en los hogares de Puebla. La Revolución programada para el 20 de noviembre, se adelantó dos días debido a las infidencias de los poblanos de doble cara. Así, el 18 de noviembre de 1910, Miguel Cabrera y sus esbirros asaltaron el “cuartel” de los hermanos Serdán cuya lucha y sacrificio acabó, momentáneamente, con los proyectos e ilusiones de la burguesía poblana, e inició el levantamiento armado que agitó las ya de por sí aguas broncas del movimiento social que despertó al siglo XX.

Este inicio y otras circunstancias derivadas del proceso revolucionario de México, inocularon a Bosques el germen que después se transformó en semilla y más tarde en frutos, los muchos frutos que formaron el humanismo que hoy lo presenta como uno de los hombres más importantes de la historia del mundo.

La luz del humanismo
Ya había conocido la decepción que conlleva las actitudes políticas tan injustas como convenencieras (le robaron el triunfo electoral que debió hacerlo gobernador de su estado), cuando llegó a París para iniciar lo que fue su labor humanitaria como cónsul general. Acababa de estallar la Segunda Guerra Mundial. Los perseguidos españoles, judíos y franceses miembros de la resistencia, encontraron en él la mano diplomática tendida sin condiciones. Después de muchas vicisitudes y de un intenso trabajo diplomático, logró arrancar al gobierno francés sometido por los alemanes, las garantías del derecho de asilo. Gracias a esa decisión y también a las actitudes propias de los héroes sociales, hoy cientos de miles de familias en el mundo viven agradecidas con México y con su dignidad de Estado. El chiauteco había abonado la semilla de los principios universales para propiciar lo que fue otro más de sus frutos. He aquí la voz de Bosques (La historia oral de la diplomacia mexicana):

“La actitud diplomática en Francia era muy interesante, porque en aquellas circunstancias, de absoluta subversión de los hechos y personas, no servía el derecho como instrumento de trabajo. El derecho internacional clásico no funcionaba, ni siquiera el derecho diplomático, para las gestiones normales. Todo estaba alterado. Entonces, hubo que recurrir a principios aceptados de manera universal”

Bosques salvó alrededor de cuarenta mil vidas impelido por su carga de humanismo y justicia social. A ello se debe que sea referente del humanismo internacional y además que se le considere un hombre que por su inteligencia negociadora, capacidad diplomática y sentido de justicia, en muchos casos superó las expectativas diplomáticas internacionales. La gratitud de esos miles de hombres, mujeres y niños se transformó en el homenaje permanente que se le ha venido haciendo en diferentes partes del mundo, reconocimientos que prevalecerán en tanto existan los descendientes de judíos y españoles republicanos cuyos padres, abuelos o tíos formaron los primeros eslabones de la cadena sin fin que construyó con su labor.

La familia Bosques, rehenes del führer durante más de un año
Capturado por los nazis junto a decenas de diplomáticos de otros países, Gilberto Bosques, esposa e hijos permanecieron un año en cautiverio en la localidad alemana de Bad Godesberg, cercana a Bonn.

En esa etapa de su vida, el poblano volvió a demostrar la reciedumbre de su espíritu, de su carácter, de la raza, de la estirpe que habitó en la tierra caliente del sur de Puebla. No lo amilanó ni lo redujo el poder cruel e irracional de Hitler. Luchó contra la hegemonía demente demostrándole al mundo y a sus compañeros de cautiverio, así como al cuerpo diplomático, que el poder de la razón puede más que las razones del poder. Luego de un acuerdo entre Alemania y México, Bosques fue liberado y retornó a su país natal.

Pasó unos días en su patria para después volver a Europa con la intención de continuar para concluir su labor en favor de los refugiados españoles que anhelaban la libertad. Lo hizo no obstante el acuerdo entre Franco y el primer ministro portugués Salazar. Así fue como logró salvar a cientos de ellos del buitre que entonces se posaba sobre España. De esta forma pudo rescatar el talento perseguido para darle asilo en México, donde se reprodujo y aún existe en muchas de las manifestaciones intelectuales, académicas, científicas, sociales y literarias. Podríamos decir que se abrevó para transmitirlo a las subsecuentes generaciones de mexicanos. Bosques abrió las puertas de México a los perseguidos rescatándolos del fanatismo, de la estulticia fascista y de la bota opresora del militarismo.

Parte de la humanidad encontró en tierra azteca las libertades para el saber, las profesiones honrosas, los cultos y los goces de la familia. Se había manifestado la benevolencia de un país en pleno desarrollo, joven, vigoroso y agitado por su empuje progresista. Pasado el periodo de la Guerra y durante cuatro años, de 1949 a 1953, el embajador Bosques realizó una importante campaña que hizo trascender la cultura de México a los lugares más apartados del orbe.

El Chac Mool, por ejemplo, ganó los espacios de la prensa europea. Lo mismo ocurrió con las pinturas de la época colonial, las joyas precolombinas y el arte pictórico de Siqueiros. E igual pasó con las expresiones artísticas y culturales que cautivaron incluso a los más fríos y escépticos europeos. La cultura de México fue como el aval de la formación humanista y social del diplomático ubicado ya en el corazón de los europeos que sabían de su labor. Al término de su gestión diplomática en Suecia, el gobierno de la República lo envió a la entonces Cuba de Batista. En la Isla encontró a uno de los más funestos dictadores del siglo XX, cuyo recelo contra el mexicano se fue mostrando poco a poco conforme éste daba cuenta de la prepotencia de un régimen expuesto a la fermentación revolucionaria.

En México, según la historia documental del propio Bosques, los cónsules de Batista reportaban asustados aquello que consideraban actividades subversivas, ya que en todo el territorio mexicano se sentía la vibración del fogoso y libertario espíritu de Martí, presente en cada uno de los corazones cubanos que habrían encontrado abrigo en el valle del Anáhuac. A pesar de las torturas, asesinatos, persecuciones y amenazas para aquellos que se mostraban contrarios al gobierno batistiano, la embajada de México, de acuerdo con su política de asilo, albergó a los perseguidos políticos. Y esa lucha para defender el derecho primigenio del hombre, fue ardua hasta la derrota de Batista. Gilberto Bosques continuó representando a México durante el primer lustro del gobierno de Fidel Castro. Constató la marcha a contrapelo del nuevo régimen cubano.

Fiel a sus principios tuvo el privilegio de ser el embajador del único país que se declaró en contra del proyecto de resolución presentado en la OEA para aislar a Cuba. Su retiro de la actividad del Servicio Exterior se presentó cuando contaba con 74 años de edad, no por considerarse cansado o débil, pues su fulgurante inteligencia aún se conservaba, sino porque, como lo apunta Rodolfo Busio en el prólogo de la Historia de la diplomacia mexicana, decidió volver a la práctica de sus convicciones en privado, entendiendo, como buen negociador, que las condiciones políticas no eran las propicias para continuar expresándose con toda libertad. Gustavo Díaz Ordaz había llegado a la Presidencia de México.

Por los servicios prestados a la patria, recibió la medalla al Mérito Revolucionario Primera y Segunda Clase; la Legión de Honor Mexicana. En el extranjero le otorgaron las siguientes preseas:

La Gran Cruz de la Orden Militar de Cristo (Portugal); La Gran Cruz de la Estrella Polar (Suecia); La Maestranza de la Orden de Liberación de España (República española en el exilio); La Banda de la Orden de la Bandera Yugoeslava (Yugoslavia); La Estrella de Oro de la Amistad de los Pueblos (República Democrática Alemana, donde existe una calle que lleva su nombre). También recibió la Medalla Lázaro Cárdenas del Río de la Universidad de Colima al Mérito Universitario y la medalla Ignacio Zaragoza* que le otorgó el Congreso de Puebla, misma que, aunque usted no lo crea, se la quedó el mensajero comisionado para entregarla.

Algunos de los personajes que salvó Bosques, líderes políticos, sociales, económicos y artísticos que tuvieron una trascendente influencia en México:

Alexander Abusch, periodista... Brigitte Alexander... Max Aub, escritor judío de Francia... Theodor Balk, escritor yugoslavo y soldado de la Guerra Civil Española... Alfred Bauer. Bruno Frei, escritor austriaco... Rodolph Fuerth, periodista alemán... General y embajador Illitch, luchador yugoslavo de la Guerra Civil Española... Walter Janka, soldado de la Guerra Civil Española... Erich Jungmann, escritor alemán... Friedrich Katz, historiador, escritor y educador... Rudolf Leonhard, escritor alemán... Cinna Lomnitz. Heinrich Mann, abogado alemán, hermano de Thomas Mann... Paul Merker, abogado alemán, escritor, líder del Movimiento antihitleriano... D. Montagnana, periodista italiano... Kosta Nagy, héroe de la Guerra Civil Española... Pietro Nenni, líder del Partido Socialista Italiano, luchador de la Guerra Civil Española... Dr. Rudolf Neuman, refugiado político alemán, físico, participante de la Guerra Civil Española... Laszlo Radvanyi, profesor húngaro... Ludwig Renn, escritor, luchador de la Guerra Civil Española... Bruno Schwebel... Anna Secher, escritor alemán... André Simone, escritor checo... Dr. Conrad Wallis, médico austriaco, participante de la Guerra Civil Española... Paul Westeim, historiador de arte alemán... Leo Zuckerman, delegado alemán de la Liga de las Naciones...



ARTÍCULOS ANTERIORES
moncler kurtka parajumpers cena canada goose sklep moncler sklep woolrich outlet parajumpers kurtka moncler sale peuterey kurtka damska canada goose warszawa parajumpers outlet canada goose parka canada goose kurtki belstaff kurtka