El estrés; enemigo mortal, enemigo silencioso Por Patricia Coen
Nombrada como la enfermedad del siglo XX, el estrés es considerado un padecimiento mortal.

Es conocida también como ansiedad. Con esta, nos aumenta la adrenalina para estar al cien por ciento en alguna actividad que requiere de mucha atención y es primordial para el éxito personal.

Se puede soportar un grado de preocupaciones. Cuando el estrés se hace presente durante mucho tiempo en nuestras vidas, se traduce en mayores problemas de sueño y miedo al futuro. También puede ocasionar depresión.

Síntomas: miedo, agitación, insomnio, temblores y cansancio, palpitaciones, sensación de martilleo en el pecho, silbido en oídos, presión alta.

¿Cómo reconocer el estrés?: movimientos rígidos, voz aguda, poca atención, movimientos rápidos manos, piernas, labios, ojos, etc. Poco apetito, o gran consumo de golosinas y postres. Cambio de tema en una conversación. Hostilidad, exabruptos.

Adicción a la cafeína, al tabaco o al alcohol. Las personas que padecen estrés, necesitan hacer todo a prisa. Desesperan cuando el interlocutor habla despacio. Hacen varias tareas a la vez. Suben las escaleras de dos en dos.

Trastorno de la ansiedad
El principal síntoma es la preocupación excesiva por cuestiones que en realidad no son tan importantes.

Test de ansiedad:

¿Su preocupación es excesiva considerando el problema?
¿Ha durado ésta más de seis meses?
¿Está preocupado por más de dos cosas en este momento?
¿Siente preocupación por horas?
¿Tiene usted pensamientos negativos más que positivos?


Si usted respondió sí a alguna de las preguntas anteriores, o a todas, sufre estrés y tiene que acudir a un especialista.

Ataques de pánico:

Estos en ocasiones suelen asustar a los que lo padecen. Piensan que morirán en este momento por los síntomas. Mareos, dificultad respiratoria, sofocos, opresión en el pecho, hormigueo en los dedos, martilleo en el corazón. Si usted acude a urgencias, seguramente le dirán que no tiene nada. Aunque si alguna vez tiene estos síntomas, lo mejor es acudir a un médico. Puede ser algo urgente.

El estrés empeora cualquier padecimiento de salud. Algunos padecimientos son graves, como escuchar voces, o quererse lavar las manos muchas veces. Esto puede requerir de otro tipo de tratamiento.

El estrés tratado con el doctor, a menudo tiene soluciones rápidas, pero puede ser peligroso y convertirse en una dependencia a algún medicamento.

Algunas soluciones

1.-Apunte los pensamientos negativos en una libreta, y repáselos cada quince días para ver si estos siguen o no presentes.

2.-Siempre trate de rodearse de entornos positivos, como tranquilidad, entornos relajantes, música clásica o instrumental, buenos ratos.

3.-Haga ejercicio.

4.-La risa es la mejor medicina, ría a carcajadas.

5.-Descanse por momentos en el trabajo, escuche música o contemple algún elemento, esto por dos o tres minutos.

6.-Visite la playa o el bosque de vez en cuando.

7.-Puede acudir a un spa.

8.-Invéntese un pasatiempo. Ir a andar en bicicleta. Montañismo. Música, teatro.

9.-Vaya al cine.

10.-Coma despacio. Si come sano, como frutas y verduras, pronto descubrirá un bienestar en su salud.

11.-El consumo del tabaco y el alcohol, al principio tranquiliza, pero después, con el exceso, el estrés empeora de manera alarmante.

12.-Existen muchas formas de bajar el estrés. Las respiraciones. Los masajes terapéuticos. El yoga, el ejercicio. La medicina natural, la homeopática.

13.-Es recomendable comer un plato de frutas al día y verduras en la comida. Si es poco posible, se pueden tomar suplementos vitamínicos que contengan vitaminas C, B, E y ácido fólico.

14.-Si el padecimiento se encuentra en una etapa crítica, es necesario pensar en la posibilidad de acudir con un psicólogo.

15.-Los medicamentos no deben ser consumidos por mucho tiempo, pues las contraindicaciones son bastante severas. Hay que evitarlas, aprender a afrontar el estrés y llevar una vida sana con actividades físicas y de relajación.

16.-El estrés es una enfermedad muy grave. Puede llegar a causar hipertensión, misma que lleva a un infarto, un derrame cerebral, una embolia, ceguera y sordera.

17.-Una pequeña cantidad de ejercicio al día, puede ayudarle de manera significativa a llevar una vida más sana.

Recuerde; mala alimentación, sedentarismo, ansiedad, son síntomas de una muerte segura y pronta.

Lo más importante es usted mismo.

Si no se cuida y protege, ¿quién lo hará? Nadie.

Hasta la próxima.



ARTÍCULOS ANTERIORES