Cobranza extrema Por Patricia Coen
Financieras que violan la ley amparándose en la falta de cultura de la denuncia

He tratado este tema con anterioridad. Vale la pena un breve resumen de lo antes referido. Después de las leyes en materia de regulación a los despachos de cobranza, motivado por los excesos impresionantes de éstos contratados por bancos o financieras, mismos que como banda de la delincuencia organizada, operaban para extorsionar, amedrentar, presionar, acosar, amenazar y muchos etcéteras;  las autoridades dotaron de herramientas a la Condusef y a la Profeco a fin de sancionar y facilitar la presentación de denuncias del ciudadano ante estos abusos.

El número de quejas por malas prácticas de cobranza se he elevado exponencialmente. Desgraciadamente las sanciones no. Recordemos que antes de esta ley, los “cobradores extremos” violaban las leyes de una forma escandalosa. Allanaban las casas de los deudores, tomaban fotos y videos para amedrentar. Colocaban letreros con la leyenda: “embargado”. Llegaban simulando ser autoridades. Mandaban comunicados que parecían ser oficios de algún juzgado, por citar algunos.

Desencadenando en no pocos eventos, muertes ocasionadas por la presión que ejercían sobre el ciudadano con algún tipo de adeudo, desequilibrios mentales del afectado y su familia y otras tantas repercusiones atroces.

Lo preocupante, es que estas prácticas continúan de una forma más sutil, pero aun; ilegal.

He seguido casos que amablemente me han confiado mis lectores. Para ejemplificar, haré referencia a dos por el momento. Uno es de la financiera Ford Credit de México y otra del Consorcio Yamaha Motores de México. Casos documentados y denunciados ante las autoridades competentes o en proceso de asesoría jurídica para realizar las denuncias correspondientes.

Ford Credit
El afectado de esta financiera, primero que nada fue sorprendido con el cambio de contrato de último momento. El vendedor no le informó que tendría que pagar un seguro por el automóvil cuya póliza es del doble del valor comercial de cualquier otra aseguradora. Así mismo una extensión de garantía por 4 años también sorpresivamente omitida por el vendedor, lo cual incrementa el precio de la unidad. Terminará pagando por el automóvil de 400 mil pesos, la cantidad de 605 mil pesos, para venderlo al término del contrato en 150 mil pesos. Ni modo la dolorosa realidad. Hago aquí un paréntesis, por qué no mejor contratar Uber, o adquirir un auto usado. Cuestión de enfoques. Existen personas que son adictas al olor de los autos nuevos, y por ello pierden su dinero.

Después de la abrupta interrupción, sigamos con el caso. El cliente se atrasó dos mensualidades, usted pensará que son 14, no, solo dos mensualidades y comenzó a recibir en su domicilio personas que iban a buscarlo por parte de la financiera. Cabe recordar que esto está prohibido con base artículo 16 de la Constitución, el cual hemos referido con anterioridad; aquí un resumen breve: “Nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, si no en virtud de un mandamiento expreso de un juez que funde y motive la causa legal del procedimiento”. El despacho de cobranza realizó esta acción tres veces más. Además de enviarle cartas y correos electrónicos con el ultimátum: si en 24 horas no se comunica o envía el comprobante de pago, se iniciarán los trámites necesarios para le recuperación de su adeudo. Amenaza pura. Concluyendo con la leyenda: la tranquilidad de su patrimonio es lo más importante. Extorsión velada.

El requerimiento de la unidad
En otro correo le piden tenga a la mano los siguientes documentos para la entrega del vehículo. Carta factura, manual del propietario, tarjeta de circulación, tenencias, verificaciones, placas, póliza de seguro, comprobante de domicilio, credencial de elector, kit de herramientas, gato hidráulico, llantas de refacción y juego de llaves. Esto con la clara intención de presionar psicológicamente al cliente, bueno, a la víctima, para realizar los pagos pendientes. Conozco algún caso en que el cliente ya no podía pagar las mensualidades de su auto por un problema de salud, e hizo caso a este tipo de “requerimientos” e intentó devolver la unidad, y las personas del despacho después de varios intentos del interesado en la devolución, le valuaron la unidad en un precio irrisorio, además de haber pagado el 75 por ciento del auto, intereses, intereses moratorios y un enganche del 50 por ciento, les iba a quedar a deber todavía. Gran negocio, ¿no lo cree?

Yamaha Motores de México
El otro caso es similar al antes mencionado. Solo que este se denuncia en la Profeco, por ser un contrato con una empresa privada y no con una entidad financiera. El problema del cliente de la financiera referida, es que éste realizaba sus pagos vía transferencia bancaria. Y la financiera lo empezó a poner en el Buró de Crédito. Al percatarse de esto, envío los pagos a la financiera, se realizó el trámite y se arregló el tema. Pero se volvió recurrente. El cliente enviaba correos electrónicos al departamento de cobranza y estos no eran respondidos. Alguna vez recibió una llamada para decirle que todos los pagos realizados a la cuenta de HSBC no serían tomados en cuenta, pues estaba cancelada. Preguntó que si estaban recibiendo sus pagos, a lo que contestaron: mejor pague en efectivo, a lo cual el cliente les informó que por cuestiones contables no era conveniente hacerlo así.

El cliente nunca recibió ningún estado de cuenta hasta que: fue visitado en tres ocasiones en su domicilio por dos finísimos cobradores que llegaban en la noche, eso sí, a las 9:45 pm, para no violar la ley. El cliente les explicaba que los pagos se hacían vía transferencia y que le enviarán una relación para cotejarlo. Nunca lo hicieron. Cabe mencionar que uno de los cobradores puso una linterna en su cara, y le dijo: “uy joven, debe dinero ya pague”.  El cliente molesto, envió un correo a la financiera para quejarse de la violación de sus derechos, la falta de profesionalismo y expresó que denunciaría lo actos previos.

La respuesta

Una persona del jurídico de la empresa, sin un pleno conocimiento de las leyes mexicanas, quizá estudió en Harvard, negó categóricamente que la financiera realizara dichas acciones, argumentando la legalidad de la constitución de la empresa, (¿sabrán los japoneses cómo manchan el nombre de la marca?) Poniendo en duda la palaba de su cliente, invitándolo a realizar sus pagos. El cliente respondió con sus argumentos para que dicho funcionario respondiera con omisión y burla. El cliente preguntó que cuál cuenta estaba en condiciones de recibir transferencias, y estos no le respondieron. Así que tiene que adivinar dónde depositar y darle seguimiento a sus reclamos. Yo le aconsejaría que mejor adquiera motocicletas usadas, que son bastante económicas en su mantenimiento, y no pierda tanto dinero, pues paga el doble o el triple y tiene que lidiar con las acciones ilegales antes referidas. Y que jamás haga tratos con empresas poco serias.

La extorsión
Muchas personas, o los mismos abogados de los despachos de cobranza, creen que la extorsión es colocar una pistola o secuestrar al cliente para llegar a la comisión de un delito. El Código penal refiere que comete el delito de extorsión el que con el ánimo de conseguir un lucro o provecho, amenazaré a otro por cualquier medio con la finalidad de causar daños morales, físicos, o patrimoniales, que afecten al amenazado o persona física o jurídica con quien éste tuviera relaciones de cualquier orden que lo determine a protegerlos. Los: tiene 24 horas o, las visitas, el acoso, la presión para que les entreguen el bien, las llamadas a toda hora, etc., son actos de extorsión. Hay que precisar que el Senado de la República y el Congreso de la Unión, refirieron al votar las nuevas reforma financiera y dotar a la Condusef, de “dientes”, como ellos lo dijeron, para que pusiera en orden a los despachos que operan al margen de la ley, pues sus acciones, las de los cobradores, caían en la figura del delito de extorsión. Por lo que una denuncia en el Ministerio Público, procede totalmente.

Los excesos
En el caso de ambas financieras, dejaron a otras personas, ya sea vigilantes, vecinos, jardineros, o personal totalmente ajeno al cliente, cartas intimidatorias con ultimátum y leyendas tales como: tiene 24 horas para pagar, de lo contrario nos veremos obligados al requerimiento de pago por la vía legal o en caso de no poder realizar el pago, le pedimos considere la opción de dación de pago para reducir, ojo aquí, lo que refería con anterioridad, o liquidar su adeudo total al día de hoy. Asunto: Adeudo de varias mensualidades. Pero lo más grave, es que eran papeles sin sobre con los datos personales expuestos así como el monto del adeudo, no siempre correcto, violando entre otras, la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares. Misma que aplica multas exorbitantes por esta clase de violaciones. Ambas financieras lo negaron. En el caso de Ford Credit, dijeron que no tenían relación con el despacho de cobranza. Bonita forma de violar la ley. Y en el caso de la Yamaha que “jamás de ninguna manera” entregaban correspondencia abierta. Falsas ambas. Los afectados cuentan con pruebas en videos y las cartas en original.

Los despachos de cobranza
Sabemos que los despachos de cobranza trabajan por una comisión, los famosos gastos de cobranza. Y que contratan en sus filas, no precisamente a personas con conocimiento de las leyes. Y tampoco les retribuyen su trabajo de manera digna. Algunos, estoy segura, que trabajan por necesidad, pero otros pueden trabajar ahí con la plena acción dolosa de recabar datos personales, investigar a las clientes y cometer algún delito, como extorsión, secuestro, robo de identidad, o robo a casa habitación. Y las financieras y también los bancos entregan en bandeja de plata los datos de las posibles víctimas. Así como lo lee. Estas respetadas empresas pueden ser cómplices de delitos gravísimos. Es triste decirlo, pero no vivimos en Suiza. Estas empresas se escudan en el aviso de privacidad. Ojalá el INAI investigue este tipo de acciones y las autoridades hagan una base de datos de los trabajadores de los despachos de cobranza a fin de tener una idea clara de focos delictivos.

Los despachos se escudan en enviar comunicados con nombre incompletos que, siempre son: Pedro López, Jorge, Pérez, etc. Esto con el fin de no responder por la vía legal. Comunicados firmados sin firma autógrafa, lo cual hace que sea un documento sin validez jurídica, un panfleto de publicidad pues.

Las nuevas legislaciones en la información clara al adquiriente de créditos
Habrá que legislar la obligatoriedad de la claridad de información previa a adquirir un bien para que los clientes sepan y estén de acuerdo en la totalidad de las posibles acciones a las cuales se enfrentarán. Un ejemplo: Buen día estimado señor, al adquirir un servicio con nosotros, le impondremos un seguro a nuestro antojo. Usted pagará lo que nosotros queramos. Así mismo pagará por garantías, que por supuesto le convienen. Si usted osa perder su trabajo, enfermarse, tener un problema de salud con un familiar, ser despedido, ser asaltado, secuestrado, robado y se atrasa en alguno de sus pagos, usted: será reportado al Buró de Crédito como mal pagador. No podrá sacar un crédito por lo menos en 6 años, a menos de que viva una pesadilla en reclamaciones y pagos. Recibirá a personas en su domicilio, quienes le entregarán las veces que creamos necesarias cartas intimidatorias, y plazos para cumplir y amenazas para requerirle su bien por la vía judicial.  Será expuesto con sus vecinos y su familia. Tendrá que pagar atención médica para su adulto mayor, psicológica para usted y su familia. Dañaremos su moral, enviaremos comunicados abiertos y si lo ve algún socio comercial, podrá perder negocios. Perderá su tranquilidad, de esto esté seguro. Se le cobrarán gastos de cobranza, intereses moratorios, intereses de los normalitos, bien baratos y alguno que otro cargo que se nos acurra. Su bien se devaluará de manera significativa. Recuerde, usted trabaja para que nosotros ganemos mucho dinero. ¿Está usted de acuerdo en firmar el contrato?

Señores Diputados y Senadores, pónganse las pilas y si las instituciones creadas para proteger a los ciudadanos mismas que consumen miles de millones de pesos de los impuestos que pagan los afectados no sirven, también legislen para la creación de nuevas instituciones.  Al fin están de moda las reformas.

¿A dónde llevo mi iniciativa de ley?

En ambos casos, daré puntual seguimiento a la respuesta de la autoridad, y cómo protege o no los derechos del ciudadano, pues se tienen pruebas para que estas empresas sean sancionadas conforme a la ley.  Aunque no lo crea, alguna empresa contestó a la que esto escribe, cuando me quejé de algún asunto personal: usted firmó un contrato y ahí se estipula que podemos hacer eso. Un acto violatorio a la ley. Nuevamente, como lo indiqué en artículos anteriores. Ningún reglamento o ley o contrato están por encima de lo que dicta la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Hasta la próxima

Y si me quieres amenazar o contar tu caso te dejo mi mail

patriciacoen@revistareplica.com


ARTÍCULOS ANTERIORES
moncler kurtka parajumpers cena canada goose sklep moncler sklep woolrich outlet parajumpers kurtka moncler sale peuterey kurtka damska canada goose warszawa parajumpers outlet canada goose parka canada goose kurtki belstaff kurtka