El Yunque y los anti Moreno Valle Por Alejandro C. Manjarrez
“Mal y de malas”, debería ser la respuesta oficial de la autoridad municipal panista. Incluso la leyenda que encabece o sirva de epígrafe a los comunicados oficiales. La razón: no han dado resultado los planes de poder y trascendencia política sustentados en los valores morales que enarbola el munícipe poblano.

Contra lo que dicen los críticos del alcalde Eduardo Rivera Pérez (“llegó a su nivel de incompetencia”), yo creo que los fracasos o tropezones no son culpa de él ni del “Principio de Peter”, sino de las circunstancias aderezadas con los errores que pudo haber cometido al delegar algunas de sus facultades y obligaciones políticas. Bueno, tal vez menospreció a los poblanos porque adoptó la actitud definida en la simpleza del siguiente comentario: se sintió la mamá de los pollitos, lo cual le ha ganado algunos dolores de cabeza y en consecuencia los famosos negativos que define la ciencia demoscópica. Vaya un ejemplo:

La seguridad se le salió de control porque, quizá, falló el funcionario a quien delegó la obligación de lograr que el cuerpo policiaco sea eficiente, honesto y efectivo. Debido a ello, los policías municipales (algunos) roban a los ciudadanos en vez de protegerlos.
Ahí está el caso de la patrulla asignada a la Libertad, cuyos efectivos se trasladaron (con todo y vehículo) a otra delegación para, de acuerdo con su malsana costumbre, buscar “clientes” qué robar. Lo paradójico es que a estos tipos les salió el tiro por la culata porque asaltaron a dos jóvenes que, para desventura de los policías, resultaron familiares de alguno de los importantes funcionarios del gobierno morenovallista. “Había que mocharse con la cuota de arriba”, justificó el uniformado de más alta jerarquía arrestado por la policía estatal. Como el caso se publicó en la prensa local, nos enteramos que la detención ocurrió media hora después de cometido el atraco, o sea en un tiempo récord que debería figurar en los anales de la justicia poblana.

Además de esa variable de la corrupción en el municipio (los giros negros es otro tema), hay otras realidades que abonan el mal fario apuntado arriba. Me refiero a las que han rebasado a su alcalde no obstante su festinada capacidad administrativa y habilidad en políticas públicas. Vea usted:

Lalo tiene bien puesto el sello del Yunque, la “organización reservada” (que no secreta) como la definió Manuel Díaz Cid. Es la etiqueta que algún día lo ayudó y que hoy medio lo perjudica debido a que el grupo nacido en Puebla, concluyó su lucha contra el comunismo y los supuestos enemigos de la religión. A cambio de esa digamos que misión o cruzada, ahora los yunquistas batallan contra el desprestigio causado por los curas pederastas y la corrupción religiosa. De ahí que el trabajo de todos ellos podría haber cambiado para centrarse en tratar de borrar la mala impresión que propiciaron las desviaciones sexuales de miles de clérigos, unos denunciados, otros solapados, varios perdonados y muchos más encubiertos en un supuesto arrepentimiento y perdón religioso.

Para acabarla de amolar, después de seis siglos ocurre un hecho extraño y por ende sorpresivo: el Vicario de Cristo renuncia a seguir luchando contra los males de su Iglesia, o sea contra los nuevos jinetes de la apocalipsis representados por la mayor parte de la jerarquía eclesiástica, incluidos algunos cardenales. Esto vulnera o lastima la poca o mucha buena fama de los conspicuos miembros del Yunque, el munícipe entre ellos. ¿Cómo recuperar la credibilidad en los representantes de Dios que eran sus ejemplos morales? ¿Qué hacer después de que ocurra el cisma que planeó Ratzinger para amputar del Vaticano la corrupción?¿De qué forma solventar el bien común que dio sustento a la actividad de los políticos que tanto ponderaron al padre Maciel y a los patrocinadores del clero mexicano?

Además de estos fenómenos más humanos que divinos, Eduardo Rivera está ante otro escenario que, supongo, nunca imaginó: el poder político del gobernador Rafael Moreno Valle, un neopanista cuyo pragmatismo le ha permitido mantenerse en la cresta de la ola. A muchos panistas tradicionales (tal vez él incluido) se les echó a perder la ilusión sustentada en el posible desgaste que suele producir el poder ejercido a contrapelo (no fue poca cosa derrotar en las urnas a la estructura del gobierno que estaba en funciones). Moreno Valle resistió esos embates (o los negoció, vaya usted a saber) para convertirse en el salvador del PAN y de sus militantes poblanos, entre ellos Rivera Pérez.

A lo anterior debo agregar que pronto saldrán a la luz pública los priistas cuya misión será la misma que anticipó el diputado Enrique Doger Guerrero, ex alcalde y uno de los políticos satanizados por los yunquistas. Por ello, insisto, su prestigio ha quedado en las manos del gobernador quien, según parece, será el paradigma de Lalo y adláteres hasta ayer anti Moreno Valle...

acmanjarrez@hotmail.com
Twitter: @replicaalex



ARTÍCULOS ANTERIORES
moncler kurtka parajumpers cena canada goose sklep moncler sklep woolrich outlet parajumpers kurtka moncler sale peuterey kurtka damska canada goose warszawa parajumpers outlet canada goose parka canada goose kurtki belstaff kurtka