Puebla, Estado de alto contraste Por Alejandro C. Manjarrez
Puebla, como otros trece estados del país, ingresó a la campaña electoral que, en este caso, habrá de cambiar los ayuntamientos (217) y el Congreso local (41 diputados). La diferencia es que en la tierra de los Serdán ocurre un hecho histórico dado que alcaldes y diputados durarán en su encargo cuatro años ocho meses, lapso donde se inserta la elección del mini gobernador cuya gestión abarca un año ocho meses. Esta particularidad produjo desde ambiciones políticas hasta intenciones de enriquecimiento explicable debido al monto de las participaciones y también a la posibilidad de poner en acción aquello de que “haz obra que algo sobra”.

La motivación, anhelo u obsesión indujo en varios dizque políticos la necesidad de cambiar de camiseta con el único fin de obtener lo que sueñan: el poder y, en muchos casos, el dinero. Ello bajo la mirada complaciente de quien con celo tecnocrático maneja al estado.

Antes de hurgar para tratar de encontrar lo positivo de este proceso inédito, permítame el lector hacer un recorrido a vuelo de pájaro sobre el territorio de la historia.
La intención: mostrarle los contrastes que sirven de marco a la nueva época que hace poco más de dos años inauguró Rafael Moreno Valle Rosas, ahora precursor de la moderna Puebla, la variopinta.

De la piel a los “huesos”
Puebla se inició en el valle de Cuetlaxcoapan. Sus fundadores lo escogieron porque tenía casi todos los dones de la naturaleza: ríos, montañas, clima agradable, tierra productiva y cuatro gigantes que la dotaban de agua abundante y belleza natural eterna.

Lo que nunca imaginaron los miembros de la Segunda Audiencia (los de la iniciativa), es que el significado del nombre indígena (donde las víboras cambian de piel) iba a ser premonitorio ya que en Puebla nacieron, crecieron y progresaron los personajes de la historia que así como fueron conservadores, también se ostentaron como liberales o al revés. Igual que las serpientes: cambiaron de cuero.

Los movimientos de Independencia, Reforma y Revolución resultan pródigos en ejemplos luminosos, alegres, oscuros y tristes de ese interesante cambalache de piel, de filiación política o de tendencia ideológica o lo que podríamos llamar: metamorfosis partidista. Unos para obtener el poder, los más para conservarlo y los menos para recuperarlo.

Constriño y resumo:

Puebla fue la primera sede del apartheid en la Nueva España; la cuna de la reacción mexicana (Gastón García Cantú, dixit); el detonador de la industria textil (Esteban de Antuñano); la primera ciudad en adicionarse a la lucha por la Independencia (La abeja poblana); el gran surco donde fue sembrada la semilla cultural (Fray Julián de Garcés); la tierra del más antiguo e importante bibliófilo de la Colonia (José Mariano Beristáin y Souza); el hogar del conservador más culto y pro imperio (Alejandro Arango y Escandón); el espacio que inspiró a extraordinarios poetas (Gutierre de Cetina, fray Miguel de Guevara); el lugar donde vio la primera luz el pillo y pícaro cuya vida se convirtió en novela (Martín Garatuza); el territorio que produjo el cacicazgo más largo del siglo XIX (Juan Francisco Lucas-Gabriel Barrios); la génesis de la Revolución Mexicana (Hermanos Serdán); y la entidad gobernada por hombres violentos y arrebatados (Mucio P. Martínez, Maximino Ávila Camacho).

“Al son que me toques bailo”
Aparte del camino de la historia que he pergeñado, hubo atajos que aprovecharon los políticos sin compromiso ideológico. La ambición de estos, llamémosle mediocres, hizo que se desvaneciera la vocación social para dar paso a lo que hoy es la excitante pasión por el hueso político, fenómeno que me lleva a compartir mi apreciación sobre el proceso electoral poblano que vivimos.

Separo 216 de los ayuntamientos en disputa —así como los distritos que producirán diputados— para ubicarme en Puebla Capital, o sea en el proceso electoral que centraliza y muestra la estrategia del morenovallismo, proyecto diseñado con el fin de establecer lo que podríamos llamar la democracia policromada. Por un lado el PRI y el Partido Verde Ecologista. Y por otra parte el PAN, Panal, PRD y Compromiso por Puebla (el PT da pena ajena).

En la contienda para gobernar la capital del estado participan el ex rector de la BUAP Enrique Agüera Ibáñez, representante de la “cultura del esfuerzo” cuyo apoyo proviene de la parafernalia priista y universitaria, incluido el Presidente de México; y Antonio Gali Fayad, que es candidato de Rafael Moreno Valle, el gobernador que busca crear una nueva cultura política. Antes de trazar sus perfiles apunto algunas de las preguntas que flotan en el ambiente.

¿La de Enrique Agüera Ibáñez y Tony Gali Fayad, será una contienda civilizada?
¿Seremos testigos de una lucha ruda, cochina, satánica, mística, lodosa, llena de boñiga?
¿Veremos un duelo de vencidas entre Enrique Peña Nieto y Rafael Moreno Valle?
¿Cómo se dará el fuego amigo de ambos bandos?
¿Quién ganará: el que tenga la bendición del “Señor de las Maravillas” o el que goce de la protección del Cristo de Chalma?<
¿Funcionará la Ley del Péndulo para que persista la alternancia en el municipio de Puebla?
¿En qué cuarto de guerra leeremos: “es la economía estúpido”, y en cuál: “no es la economía es la política estúpidos”? ¿La de Enrique y Tony será una lucha de frases o una lucha de clases?
¿Tendremos en Puebla un símil de Maduro y una copia de Capriles?
¿La elección municipal se judicializará?

Ahora apunto algunas pistas para tratar de conocer las respuestas. Son rasgos que destacan en los perfiles de Agüera y Gali; a saber:

Agüera es un académico con visión.<
Gali es un pragmático exitoso.

Agüera es estratega natural.
Gali es producto de una estrategia.

Agüera es un hombre de equipo.
Gali es parte del equipo de un hombre.

Agüera es él y su circunstancia.
Gali es fruto de la circunstancia.

Agüera va por todo.
Gali, todo va por él.

Agüera busca el consenso de los poblanos.
Gali consensa la búsqueda de poblanos.

Agüera conoce la pobreza.
Gali reconoce la riqueza.

Agüera es un promotor cultural.<
Gali rinde culto a la promoción.

Agüera tiene buen olfato para el dinero.
Gali huele a dinero.

Agüera se hizo político.
Gali fue hecho político.

Estos son pues los “gallos” que ingresaron al palenque. Cada cual trae su gallero, Enrique el de experiencia nacional y Tony el ganador en las arenas poblanas. Evito el pronóstico político y en vez de ello le cuento algo lúdico que a lo mejor le orienta:
Le pregunta el novel jugador a uno de los galleros del palenque:

—Oiga, ¿y cuál de los gallos es el bueno?
—El giro, mi amigo. Ése es el bueno —responde el amarranavajas.

El apostador mete todo su dinero al giro. Y nada que su gallo pierde la pelea. Va a ver al asesor casual y le reclama airado:

— ¡Ya ni la jode usted! ¡Me engañó! ¡Perdió el giro!
—No amigo, no lo engañé —contestó el increpado—. Usted preguntó cuál era el bueno y yo le respondí. Si me hubiese preguntado cuál ganaría le habría dicho que el colorado, que es un gallo jijo de la chingada.

Así que hagan sus apuestas.

Hay pantanos que manchan el plumaje…
A la actividad electoral que puede o no ser civilizada o caballerosa, debemos agregar la guerra sucia en las redes sociales, estilo que, paradójicamente, daría legitimidad al candidato triunfador. Ya empezó esta llamémosle estrategia que irá notándose más conforme se acerque el día de la elección. Por ello no resulta arriesgado asegurar que el ganador podría serlo porque participa en la contienda protegido contra el lodo que le lanzan y aventarán.

Además de los francotiradores contratados ex profeso para a través de tuiter enviar sus denuestos, el dato curioso podríamos encontrarlo en la existencia de grupos de este talante muy bien organizados, mismos que suelen depender de los coordinadores de cada candidato o ser la parte secreta del staff de campaña. Igual que en los procesos gringos donde funcionan espías e investigadores cuya misión es descubrir aquello que lesione el prestigio del oponente.

El fiel de la balanza
Presenciamos pues una lucha electoral entre limpia y cochina en la cual está presente la energía mental (o influencia personal) de Enrique Peña Nieto. Por ello el PRI y su adlátere Verde procurarán ponerlo contento a través de los triunfos distritales y municipales, entre ellos el mencionado de Puebla Capital. ¿Y el PAN? Bueno, la dirigencia de este partido y sus anexos buscará encontrarse con la orientación psíquica (derivación exenta de riesgos legales punibles) de Rafael Moreno Valle, el mandatario preocupado por incrementar las posibilidades de una buena relación con el Presidente de México.

A esta última línea de acción o inspiración se ajustará el trabajo de Fernando Manzanilla y Eukid Castañón, dos de los eficaces y confiables operadores del gobernante poblano. Lo que hagan o dejen de hacer deberán consultarlo (supongo que psíquicamente) con el Hombre de Los Fuertes. De una u otra forma Peña es, de facto, el fiel de esta balanza que, diría Manuel Bartlett, medio se parece a la de Oseas, aquel mercader que engañaba con las manos cargadas de contrapesos.

En fin amable lector: si usted coincide con lo que leyó, entonces tome algo de lo que recomienda la prudencia; es decir, no se entusiasme con la democracia y menos aún se moleste al grado de la exaltación. Recuerde que este sentimiento induce a perder los estribos. Vea las cosas con sentido del humor y diviértase. Lo que viene y atestiguará es una muy buena obra montada con el lujo y los recursos del gran teatro republicano.

acmanjarrez@hotmail.com
Twitter: @replicaalex



ARTÍCULOS ANTERIORES
moncler kurtka parajumpers cena canada goose sklep moncler sklep woolrich outlet parajumpers kurtka moncler sale peuterey kurtka damska canada goose warszawa parajumpers outlet canada goose parka canada goose kurtki belstaff kurtka