01
Lun, Mar

La sociedad Valium

Politica
Tipografía
  • Diminuto Pequeño Medio Grande Más Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los políticos son empleados del pueblo, no más. Su deber es cumplir con lo que a Administración Pública se refiere. Administrar los recursos que emanan del pueblo. 

Nos la pasamos viendo excesos todo el tiempo. Excesos de corrupción de las autoridades, de todos los partidos, de todos los colores y de todas las edades. La sociedad está dormida, no hace nada, no dice nada.

Los políticos son empleados del pueblo, no más. Su deber es cumplir con lo que a Administración Pública se refiere. Administrar los recursos que emanan del pueblo. De los impuestos. Del petróleo, que es parte de la nación. Cada familia tiene un porcentaje de ese recurso y lo deben de ver utilizado en una calle pavimentada, en un hospital digno, en servicios de ayuda psicológica, en programas para anular la pobreza, para mejorar la educación, para ser protegidos por hombres que reciben el salario del gobierno, pero que a final de cuentas están para el servicio de la sociedad.

Todos son sólo empleados del ciudadano. No más, no jefes, ni reyes, ni millonarios que por el simple hecho de manejar recursos exorbitantes, tienen el poder de hacer lo que se les dé la gana. Y la sociedad debe saber: son sólo empleados y están para servirle. Si no hacen su labor de manera favorable, deben irse. La sociedad les exige que dejen sus puestos y lo que deben hacer. Pero esa sociedad consume demasiado Valium, está adormecida. Pidámosle a todos los santos, despierte un día y logre tener a los gobernantes que merece.

Esta reflexión vino a mi mente, después de leer una entrevista que le realicé hace algunos años a Elena Poniatowska, quien hoy está en la mente de no pocos mexicanos por criticar al presidente, ella que lo apoya, pero también se vale que lo critique, para eso vivimos en una democracia. En aquella entrevista dijo: es más fácil ser un flan de sémola y estar ahí, sin hacer nada, sin participar. Así mismo comentó: “No nos merecemos los pinches políticos que tenemos, ratas, ladrones, culeros y culeras”, y entonces por qué los tenemos. Porque la sociedad está adormitada con Valium, por apatía, por dejadez, por flojera, por desunión. Los jóvenes deben hacer algo para despertarla. Cada quién desde su trinchera. Podemos todos lograr cosas extraordinarias.Al despertar a nuestros núcleos, Lograremos pelear de manera responsable y civilizada para dejar de permitir excesos abominables y cinismo en cantidades industriales. Mira que ver a políticos que ganan cien mil pesos mensuales, en automóviles de más de cien mil dólares, pues qué ahorrativos salieron los muchachos.

Ojalá pase algo y los gobernantes de ahora, se preocupen porque algún día la sociedad despierte y haga lo que puede hacer. Y con ese miedo, anden con paso firme y sean honestos y cuidadosos con el manejo del dinero de los adormecidos miembros de la sociedad.

Hace poco en Puebla vimos a los jóvenes estudiantes universitarios despertar, exigir, vociferar. El asesinato de sus compañeros los motivó a gritar fuerte, “justicia”. La situación sanitaria del mundo los frenó. Muy pronto saldrán a exigir otra vez con más enjundia, y, estoy seguro, con una abultada agenda de peticiones. Ojalá.

Hasta la Próxima

 

  Miguel C. Manjarrez