Twitter; karma de los políticos, arma ciudadana Por Miguel C. Manjarrez Álvarez
Las redes sociales han permitido a los ciudadanos ejercer su derecho a la libertad de expresión. El twitter es uno de los medios más usados por los políticos, los medios, las empresas y mexicanos en general. Los políticos se valieron de estos métodos de comunicación directa con los electores dándoles resultados extraordinarios, a partir de los comicios del 2010.

El twitter ha sido fundamental para los movimientos de protesta que se han llevado a cabo en Europa y África. La movilización de la gente y la logística de protesta se han desarrollado por esta vía. Las críticas, las opiniones y hasta las propuestas son cosa de todos los días. Podemos asegurar que el twitter fomenta la lectura, pues muchos articulistas, columnistas y reporteros, comparten las ligas de sus colaboraciones en medios electrónicos o escritos.

Hay de todo. Promesas políticas. Notas pagadas. Adulaciones encargadas, informes de actividades, reflexiones, etc. Lo que predomina es la opinión de la sociedad. Una multitud crítica, inteligente, participativa e informada.

Es aquí donde los políticos que usaron a las redes sociales para prometer, concertar, ofrecer, y asegurar que su gobierno se convertiría en el salvador de los mexicanos, los morelenses, los veracruzanos, los poblanos, los tlaxcaltecas, etc., se la están viendo negras. Reciben el reclamo directo de los ciudadanos. En algunos casos, por la desesperación por situaciones específicas, repudio que raya en la ofensa.

Ahí no aplican las prácticas de antaño, cuando recogían el medio impreso que les molestaba, o cooptaban al periodista incómodo. Aunque todos los días puedes leer en el twitter a “ciudadanos” que se desviven por alagar al gobernante, las reclamaciones sobrepasan por mucho los buenos comentarios. Solo basta con buscar los twitts por tema con el símbolo de la doble barra cruzada, como dicen los españoles, o el gato como dicen los mexicanos. El hashtag para ser exactos

Ningún gobernante o medio de comunicación se salva del temido unfollow (dejar de seguir), hacer el fuchi pues. Todos los que algún día usaron este medio para manipular a los futuros votantes, hoy sufren el escrutinio del pueblo.

Algunos hoy se sienten muy orgullosos de contar con miles de seguidores, debemos decirlo, algunas veces falsos o comprados. Pero esos miles de seguidores también tienen un canal directo para el reclamo. Los gobernantes se molestan mucho cuando un ciudadano les exige cumplan con su deber. Es muy fácil, un gobernante que sea honesto y prístino, seguramente recibirá una cascada de buenos comentarios y apoyos. Usted conoce a alguno, porque yo aún no.

Hasta la próxima.



ARTÍCULOS ANTERIORES