El milagro verde Por Patricia Coen

Muchas plantas están ahí, listas para curar los males que nos aquejan. Los antepasados las usaban. Algunos sabios de la medicina herbolaria las siguen “explotando”. Las farmacéuticas las investigan y crean los medicamentos que contienen las propiedades curativas necesarias para mejorar a los enfermos que pelean contra algún mal.

El té verde, es una planta que “esconde” propiedades inimaginables. Después de leer esté artículo, usted deberá correr a la tienda más cercana, o a su alacena, y verter en una tasa este milagroso brebaje.

Por ejemplo. Se ha comprobado en Japón que el Epigallocatechin Gallate del Té verde ayuda en algunos casos a disminuir el ataque del VIH a las células del sistema inmunológico, manteniéndolas intactas. El Té verde ayuda a que el virus se extienda. En cuanto a las alergias, algunos investigadores aseguran que son aminoradas con el consumo de esta infusión.

Para la enfermedad del siglo 21, el stress, el té verde reduce la ansiedad por la L-Teanina que contiene.

Para la boca, también tiene beneficios, pues ataca las bacterias y virus que contribuyen a un sin número de enfermedades bucales. A su vez neutraliza los olores producidos por el crecimiento de bacterias, poniendo un freno a su desarrollo.

En infecciones de la piel y virus como el herpes, este extracto es sumamente benéfico, usándolo de manera tópica.

 Puede llegar a ser un elemento relajante, permitiendo que dolencias como el asma, sean menos severas.

Contiene una gran cantidad de vitamina C, por lo que las personas que padecen de  enfermedades comunes como la gripe y los resfriados, cuentan con otro método de fortalecimiento de defensas. Por los polifenoles y flavonoides que contiene, el sistema inmunológico se refuerza.

Los que sufren diabetes, también pueden comenzar a ingerir este delicioso brebaje, pues los polifenoles y polisacáridos en el té verde reducen el nivel de azúcar en la sangre. Mejora el metabolismo en relación a la glucosa y los lípidos, por lo que también ayuda a bajar de peso y quemar calorías.   

El té verde destruye bacterias por el catechin que contiene, hasta puede ayudar en casos de envenenamiento por alimentos.

Baja la presión, aniquila a los radicales libres, tiene una gran cantidad de antioxidantes lo cual permite frenar el daño celular.

Fortalece la memoria, reduce el colesterol. Evita enfermedades del corazón y embolias. Por el fluoruro que contiene, se mantienen los huesos fuertes y sanos. Es benéfico para que sea menor la probabilidad de que se presente artritis reumatoide en las personas mayores.

Es bueno para la piel, por los antioxidantes que contiene. Promueve la conservación. Y en el caso del cáncer de piel, es un elemento sumamente benéfico.  

Por último el té verde ayuda a reducir el riesgo de cualquier Cáncer, pues es mucho más efectivo su antioxidante que las vitaminas E y C. 

 Así que después de leer este artículo, no lo piense más y corra a hacerse un té verde, ya sea frio o caliente. Endulzado con Splenda, endulzante sin fenilalanina. Tenga mucho cuidado con los ingredientes que contienen las bebidas comerciales, pues algunas poseen glucosa en grandes cantidades o aspartame, el nuevo veneno del siglo 21.

Hasta la próxima.



ARTÍCULOS ANTERIORES