La estrategia de seguridad de Amlo Por Tobías Cruz
Duele ver a un México dividido. Los “fifís” contra los “chairos”. La definición absoluta de los extremos. O apoyan al presidente o lo acusan de dictador. 

Hace unos días, después de una de las tantas tragedias que han conmocionado al país, la de Minatitlán, en donde lamentablemente murió un niño pequeño, el presidente de la República en su conferencia mañanera llevada a cabo en esa entidad, expuso tres ejes de acción. El A-B-C lo llamó. 

¿En qué consiste? 
Primero y el más importante, erradicar la corrupción. Segundo, apoyar a los jóvenes y a la población en extrema pobreza a qué tengan oportunidades y no se dejen convencer por el hampa. 

Y, por último, la entrada de la guardia nacional.

Erradicar la corrupción
Es una tarea titánica, pues los mexicanos estamos acostumbrados a entrarle a la corrupción. Aquel que diga que nunca jamás dio una mordida, estará mintiendo.

Ahora, si nos referimos a los corruptos de las grandes ligas, ahí es donde el gobierno puede hacer algo. Dejar de pedir grandes cantidades en comisiones a fin de favorecer a las empresas que “se pongan guapas”.  Yo realmente creo que si el presidente predica con el ejemplo y actúa con mano dura en contra de actos de corrupción dentro de su gobierno, podrá lograr algo sin dudarlo. 

El apoyo a los pobres 

Grandes males en México, tienen su raíz en la falta de oportunidades. Decían por ahí que un pueblo culto, es mucho más difícil de manejar. Y la opresión de los menos afortunados es o era un plan gubernamental. Es fundamental que los ciudadanos puedan acceder a un modo honesto de vivir. En México hay mucha gente creativa y trabajadora. A veces no de manera formal, se ganan la vida vendiendo sus productos o servicios. Jamás delinquen. 

El crimen organizado ha podido coaccionar a los jóvenes que están en una situación precaria y no tienen de otra. O trabajan para el crimen o mueren de hambre. Si hay algún incentivo u oportunidad para ellos, habrá mejores oportunidades. Claro que habrá quienes escojan esa vida por querer ser como sus ídolos de las narco series. Pero será por convicción y no por necesidad. 

La Guardia Nacional

Los recientes cambios constitucionales para que el Ejército, la Marina y la Policía Federal conformen la Guardia Nacional con el propósito de brindar seguridad pública, es a mi parecer la mejor forma de atacar a corto plazo el gran problema de inseguridad que vive nuestro país. 

Las policías estatales y municipales, están en gran medida ligadas al crimen organizado. Habrá sus excepciones. Quienes tengas como propósito de vida servir al ciudadano y dar su vida por la tranquilidad de los pobladores de su comunidad. Pero a grandes rasgos, los sistemas de seguridad actuales están rebasados por los malosos. No hay de otra. Se le critica a López Obrador. Pero no se ve otra opción. Cambiar al malo a bueno. Es complicado. Formar al deformado. Es complicado. Des corromper al corrupto, también. 

La estrategia de seguridad es la indicada. Es posible con la voluntad de los políticos y los gobiernos. Los adversarios del presidente deben unirse a la causa. Apoyar. Proponer. Criticar con propuestas acertadas y ejecutables. Lo que se juega es la convivencia entre los mexicanos. La paz y la tranquilidad de nuestras familias. 

Porque a nuestro país se lo está llevando la “tostada”. Y no es de 4 meses. Es de varios años. O no me diga que vivíamos en el paraíso, que existía paz y tranquilidad y que desde que cambió el gobierno, se desató el infierno. 

Hay una tarea titánica. La rifa del tigre, dicen que se sacó el presidente. Pero existe un ingrediente fundamental para que las cosas mejoren; voluntad. Y creo que la hay. Espero. 

Hasta la próxima 

@Cruztobas

Tobiascruz@revistareplica.com
ARTÍCULOS ANTERIORES