08
Lun, Ago

Ómicron en México

Réplica
Tipografía
  • Diminuto Pequeño Medio Grande Más Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El 3 de diciembre del año 2021, el subsecretario de salud Hugo López Gatell confirmó el primer caso de la variante Ómicron en nuestro país.

 

Se trataba de una persona de 51 años de edad quien viajó a Sudáfrica en aquellos días. Tenía enfermedad leve y voluntariamente se internó en un hospital privado en la Ciudad de México para evitar esparcir el virus.

El pronóstico del paciente era favorable y hoy seguramente camina feliz por el mundo. 

Ninguno de sus contactos tenía síntomas.

 

Ómicron hoy  

Las autoridades han informado que de nada sirve contar los casos de Ómicron o los de Delta. Se sabe que la variante es muy contagiosa, por lo que se pide se usen cubrebocas dobles, quirúrgicos o N95. De igual forma recuperar los hábitos de cuidado para evitar contagios. 

Los contagios en días recientes se dispararon más del cien por ciento en relación a las cifras de diciembre, pero las hospitalizaciones no se han incrementado, por lo que se presume que los casos positivos de COVID19 sean de la nueva variante. 

Aunque en varios medios nacionales e internacionales, así como uno que otro gobernador aseguren que la variante es menos peligrosa que Delta, la población no debe confiarse, pues si las muertes son menos en este momento, ya sea por las características de la nueva cepa, o las jornadas de vacunación, al haber un número exponencial de casos, el porcentaje de hospitalizados podría alcanzar los mismos niveles de enero del 2021. 

Ómicron, ¿la vacuna de Dios?

Algunos expertos, como el doctor Roby Bhattachary, del Hospital de Massachusetts, aseguran que la variante Ómicron al ser muy contagiosa, incluso más que el Sarampión, contagiará a un gran número de pobladores del orbe y la comunidad científica internacional ha comentado que podría generar anticuerpos naturales frenando la pandemia con la tan mencionada inmunidad de rebaño.

Se ha dicho que Ómicron es la vacuna de Dios, el regalo de Navidad, en un sentido religioso. En sentido científico, por sus características; sumamente contagiosa, menos violenta y del mismo virus, generaría una inmunidad que frenaría esta pandemia. 

Es muy pronto para determinar si éste es el principio del fin de la pandemia. Cada día existe mayor número de datos para llegar a conclusiones. Solo queda ser responsables, si se tienen síntomas, aislarse o hacerse la prueba, acudir al doctor y en caso de que requiera administrarse un tratamiento médico, sea indicado por un experto en el tema de la salud.

Cuídese y cuide a los tuyos.

Redacción Réplica