Más leídos

Tabla Lista

Hemos comentado varias veces el poco interés de los políticos por la historia. Parece que el saber más les complica la vida y que por ello prefieren manejarse con la superficialidad común en la “grilla”, o sea el estilo (de alguna manera hay que llamarlo) que forma parte de la cultura política mexicana.

Es importante ponerlos a su alcance para que conozcan las vicisitudes por las que ha pasado nuestra gran nación y recordarles a esta y a las próximas generaciones que la formación de los mexicanos permitió a la nación salir airosa de los embates imperialistas.

Así los congresos comenzaron a ser un contrapeso del gobernante autoritario, corrupto, soberbio, y muchos etcéteras. 

En la sesión pública solemne celebrada el jueves 8 de septiembre de mil novecientos ochenta y ocho, siendo presidenta del Congreso la que esto escribe y secretarios Jorge René Sánchez Juárez y Saúl Coronel Aguirre, se dio lectura al decreto que disponía se inscribiera en el salón de sesiones del Honorable Congreso del estado el nombre del profesor y embajador Gilberto Bosques Saldivar.

Quedamos en medio de un convoy del ejército lo que desató la furia del conductor militar quien a propósito chocó contra nosotros.

La eficiencia de un gobierno se mide con resultados tangibles. Mismos que se utilizan para crear estadísticas e indicadores con el fin de informar logros. 

El gobierno federal, los gobiernos estatales y municipales en el discurso se presentan cercanos a los ciudadanos, fraternos, amigables, responsables, efectivos y afectivos. En campaña dicen tener las respuestas a todos los problemas que aquejan a la sociedad. Esa sociedad que paga sus sueldos. De donde visten y comen.

Ojalá que ninguno se haya contagiado en la verbena de los días de febrero. Y si desgraciadamente pasa y alguien muere, de quién será la culpa. ¿También se echarán la bolita unos a otros?

A muchos nuevos representantes populares o servidores públicos les embriagó el aroma del poder. 

Ser fiel o leal puede ser fácil siempre y cuando nos sintamos, completos, apapachados, queridos.

Los políticos son empleados del pueblo, no más. Su deber es cumplir con lo que a Administración Pública se refiere. Administrar los recursos que emanan del pueblo. 

Hemos comentado varias veces el poco interés de los políticos por la historia. Parece que el saber más les complica la vida y que por ello prefieren manejarse con la superficialidad común en la “grilla”, o sea el estilo (de alguna manera hay que llamarlo) que forma parte de la cultura política mexicana.

Anuncio Política

Anuncio Política