06
Jue, May

Las elecciones 2021, un oscuro panorama.

Política
Tipografía
  • Diminuto Pequeño Medio Grande Más Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La sociedad mexicana está harta de guerras sucias, negociaciones a conveniencia de las cúpulas de los partidos políticos, escándalos, ingobernabilidad, corrupción, muertes, levantones, funcionarios agarrados con las manos en la masa. Cosa de todos los días en México.

Entre la crisis económica mundial y la crisis sanitaria, la población mexicana se encuentra totalmente incrédula ante las propuestas de los candidatos a diputados federales, presidentes municipales y gobernadores.

La mala imagen de los gobernantes, las declaraciones recientes de la corrupción del pasado, y la pugna por el poder político, han creado un panorama oscuro, casi negro.

Lo que debería ser una lucha por convencer al pueblo, el elector, aquel al que supuestamente representan los diputados federales y locales, no existe. La sociedad mexicana está harta de guerras sucias, negociaciones a conveniencia de las cúpulas de los partidos políticos, escándalos, ingobernabilidad, corrupción, muertes, levantones, funcionarios agarrados con las manos en la masa. Cosa de todos los días en México.

Lo anterior, genera un rumor que suena fuerte, hace eco, comienza a cuajar. Rumor que dice lo siguiente: la sociedad mexicana no saldrá a votar. Castigará a los partidos políticos, a todos. A los de izquierda, a los de ultra izquierda, los de derecha, los radicales y los no tanto. La explicación es sencilla. La gente no encuentra una opción real para cambiar de partido político, si las iniciativas de su “gallo” no son de su agrado. Si no están de acuerdo con el Partido en el poder, no pueden cambiarse a la oposición, a la cual desconocieron esperando un cambio de rumbo radical, el cual no se ha visto aun. Asunto peligroso pues será una batalla de estructuras partidistas.

¿Entonces? ¿Los partidos políticos pequeños serán los salvadores?, desgraciadamente tampoco. Algunos llaman a los partidos conformados por jóvenes, partidos políticos de jóvenes caducos. Aquellos que fueron devorados por el sistema político mexicano. Lo que podemos ver es un gran circo en donde todos los actores están cuidando los intereses de la cúpula. Los politicos justifican siempre sus errores y las críticas las desvirtuan estigmatizando a la fuente como chayotera del pasado.

Por qué no presentar propuestas, hablar de los logros que han tenido los diferentes legisladores en el pleno de su labor democrática. Firmar compromisos con los “jefes” aquellos que aportan la lana para que sobrevivan dignamente los diputados, me refiero a la sociedad civil, al pueblo bueno y al pueblo malo. En algunos casos esos logros no existen. México cuenta, para desgracia de los ciudadanos, con un gran número de políticos improvisados que no sabían absolutamente nada del servicio público y hoy la mayoría está aprendiendo las malas mañas y no las causas justas y la vocación de servicio.

La reelección.

Después de las reformas constitucionales en materia electoral, los diputados y los presidentes municipales se pueden reelegir. No existen pocos casos de nuevos políticos que hayan sido absorbidos por el sistema político corruptor. Se dedicaron a disfrutar de las bondades del poder y en muchos casos probaron las mieles de los sueldos abultados y las prestaciones exhorbitantes. Y más que seguir trabajando al servicio de la sociedad, motivación que en algún momento estoy seguro existió, hoy buscan mantener ese estilo de vida que tanto le criticaron al pasado. Defenderán con uñas y dientes su permanencia en el estiércol de la política mexicana.

O usted cree que prometan lo que no cumplieron con la perorata del ahora si cumpliré. Vota otra vez.

Hasta la próxima

 

Miguel C. Manjarrez