Aunque un amante no pretenda ser cruel, termina siéndolo, por tantos y tantos impedimentos, cómo podría ahí florecer el amor. Los amantes o los  frees, como modernamente son llamados, no son más que piel, deseo, son tantas cosas retenidas y no compartidas. Son miedo al compromiso, miedo a vivir una vida de pareja, son una huida fácil, una droga, porque por supuesto que son adictivos.

Violencia es un acto donde se utiliza el poder para hacer que la otra persona haga o deje de hacer algo que no quiere. Este poder puede ser físico, por medio de golpes y fuerza, o bien psicológico o emocional, como el chantaje, insultos, amenazas, etcétera.

El amor, centro de nuestro universo y concepto tan complejo de definir, el cual seguramente nos daría tema para varios debates, al menos en su definición, y aun así no seríamos capaces de abarcar todas sus aristas.

Más artículos...