Las grasas que dan vida

Salud y orientación
Tipografía
  • Diminuto Pequeño Medio Grande Más Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Recuerda que somos lo que comemos

Los omegas 3 y 6 son grasas compuestas de ácidos grasos, que son de gran utilidad en el cuerpo para prevenir ciertas enfermedades cardiovasculares. Son tan necesarios como esenciales para el ser humano, ya que el organismo no los produce, por ello se debe llevar una buena alimentación consumiendo los alimentos que los contienen.

Los omega 3 (son también conocidos como ácido alfa-linolénico) se forman por 18 carbonos y 3 dobles enlaces, por ello en química es reconocido por ser una grasa poliinsaturada; se dice que es un acido graso importante para la salud por que lleva a cabo un proceso muy complicado una vez que entra al organismo, pues el metabolismo lo convierte en una cadena aún más larga donde adquiere el nombre de acido eicosapentaenoíco y acido docosapentaenoíco, los cuales tienen un efecto protector en el corazón controlando las arritmias cardiacas, pero aun hay una controversia en ello.

Se encuentran principalmente en alimentos como son los pescados, específicamente en los azules en mayor proporción como son el salmón o sardinas y en otros alimentos de origen vegetal como son las nueces, lino, semillas de calabaza, salvia, chía, entre otras.

Los omega 6 (se conocen también como ácido linoléico) se caracterizan por tener 18 carbonos y 2 dobles enlaces en su estructura química, es considerado un ácido graso insaturado, se le llama omega 6 por tener el primer doble enlace en el carbono numero 6, así como el omega 3 lo tiene en el tercer carbono de su estructura.

Estos ácidos ayudan a las respuestas inflamatorias como un vasodilatador (abre los vasos sanguíneos para que fluya mayor cantidad de sangre), disminuyen la secreción de jugos gástricos y contracciones musculares, entre otras funciones en el organismo. Se encuentra en alimentos como las nueces, cereales integrales, aceites vegetales, huevo y aves de corral.

Lo óptimo es consumirlas en cantidades correctas y no excedernos, llevando una dieta variada para poder obtener estos compuestos y poder formar los demás.

Un organismo bien alimentado siempre va a reflejar bienestar y una buena calidad de vida.

Recuerda que somos lo que comemos.

Hasta la próxima.

Daniela Ríos D. Falcón