Tierras sagradas

Entretenimiento
Tipografía
  • Diminuto Pequeño Medio Grande Más Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

“Toda verdad pasa por tres etapas: primero es ridiculizada; segundo, sufre una oposición violenta; y tercero, es aceptada como auto evidente ”. ¿Estaremos cerca de saber la verdad?

¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? ¿Quién nos creó? ¿Somos los únicos? Tal vez esas preguntas nos han invadido por milenios, y probablemente nos van a seguir hasta que el misterio de la humanidad sea resuelto. Seguramente hay millones de personas que tienen las mismas inquietudes. Y es increíble la imaginación que tiene la raza humana, como increíble es el universo.

No podemos ser los únicos en el cosmos, las pirámides de Giza, la ciudad sagrada de Angkor, las estatuas de la isla de Pascua, hasta las líneas de Nazca tuvieron que haber sido hechas por alguien o algo extremadamente inteligente. ¿Por qué? Pues simplemente porque solo estamos encontrando algunas pistas de cómo fueron hechas, después de milenios que borraron la huella de la información y las civilizaciones que nos pudieron conducir a la respuesta.

Deidades y culturas

 

 

 

Una similitud extraña que tiene las antiguas civilizaciones, es la creencia en seres supremos, capaces de destruir o construir cosas grandes y maravillosas. Los Incas en la región de Perú, los egipcios, los camboyanos, incluso las culturas mesoamericanas compartían esta creencia. Lo interesante es que estas civilizaciones construyeron ciudades megalíticas que aún en la actualidad nos asombra la precisión de sus construcciones y la relación tan cercana con el firmamento, los eventos astrológicos y los dioses que adoraban.

 

¿Dioses matemáticos?

 

 

 ¿Qué sabían nuestros antepasados ​​de matemáticas? ¿Cómo es posible que las pirámides de Giza y la ciudad sagrada de Angkor en relación con el centro de la tierra, formaran un triángulo con las mismas medidas de la pirámide de Keops llevadas a escala global? (Diagrama1) ¿Será posible que todos estos puntos sobre la tierra tienen vórtices de energía y los antiguos pobladores tenían conocimiento de este fenómeno? Un diagrama de National Geographic (diagrama 2) describe los puntos energéticos de la tierra, relación en el escrito “la forma ideal del cosmos” de Platón. Las líneas parten de los polos en formas geométricas y convergen en sitios de energía extraña, donde florecieron culturas asombrosas hace milenios, y también tocan dos lugares aún inexplorados; el Triángulo de las Bermudas y el Triángulo del Dragón.

Trazos en el desierto

 

   

Las líneas de Nazca son trazos rectos y figuras animales en la superficie de la tierra. Están ubicadas en Perú. El enigma de qué cultura las hizo y con qué fin, continúa siendo un misterio. Según la matemática alemana María Rieche (1903-1998), estas líneas podrían tratarse de un inmenso calendario y tenían un significado astronómico. Lo curioso es que si las líneas se continúan a escala global, conducen a la isla de Pascua, las pirámides de Egipto, Palenque, Fátima, Roma, Luxor, La Meca, Persépolis, Mohenjo Daro, Angkor, Ollantaytambo, Ingapirca, Pompeya y Tiahuanaco ; ciudades y sitios sagrados en las que los habitantes adoraban a deidades en el cielo. ¿Extraño no?

 

El anillo del mundo

Otro misterio que envuelven las civilizaciones antiguas es el círculo perfecto que surge en el globo terráqueo al unir Giza, Siwa, Tassili n'Ajjer´, Paratoari, Ollantaytambo, Machupicchu, Nazca, la isla de Pascua, la isla de Anatom, Preah Vihear, Sukhothai, Khajuraho, Mohenjo Daro, Persépolis, Ur y la antigua ciudad de Petra; sitios de importancia cultural excepcional para la herencia común de la humanidad (Diagrama 3).

Es probable que continúen surgiendo preguntas, y las respuestas nos generen más preguntas, tal y como los grandes pensadores ampliar su conocimiento.

 

 

 

Para concluir, les comparto la siguiente frase:

“Toda verdad pasa por tres etapas: primero es ridiculizada; segundo, sufre una oposición violenta; y tercero, es aceptada como auto evidente ”. ¿Estaremos cerca de saber la verdad?

 

 
 

 

 

Guillermo Ríos Delgado Falcón