27
Lun, Sep

El pueblo nunca merece tu mentira

Opinión
Tipografía
  • Diminuto Pequeño Medio Grande Más Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

A muchos intelectuales que dirigen periódicos, instituciones, revistas y protagonismos en la sociedad lo que habría que darles es un espejo al fin para que se miren la putrefacción en el cual han caído contra la dignidad de los pueblos.

Lo bueno siempre se desprecia porque, en realidad, hay muchísimas cosas que ya han impuesto una prioridad a base de infalibles recursos de poder puestos siempre en marcha (o en valor). Sí, durante toda la historia, “infinitos” o muchos tuvieron un terco e invencible desprecio a la libertad o al conocimiento verdadero o a la tolerancia humanística o muy sacrificada. Muchos tuvieron una despreocupación total en si atendían debidamente a la verdad o, por base esencial, en si buscaban de verdad a la verdad abriéndose ellos a todas las posibilidades que les daba la vida para cuestionar lo que ya sus ideologías les estaba anticipado- “precocinado ”O, si no, lo que tantas influencias y poderes les ha metido por errores maquiavélicos en sus cerebros.

La mentira empieza donde (grupal o socialmente) la confusión se consiente; empieza también donde la injusticia-indignidad se tapa (de las miles de maneras que existen para taparla). Pero lo que sí favorece siempre a la mentira es: el veto (que pasa a veces por un no priorizarse un medio correcto) a lo que es racional o a ése que es racional, el prejuicio, la idolatración a la estética o a la imagen, el “Porque sí” individual o social y la cerrazón corporativista, sea dominante o no (pues sin duda va educando o conformando la sociedad).

En el fondo, ha sido solo la instalación social de un único discurso o de un “ único relato ”, siendo éste muy sobreprotegido y radicalmente incontestable, lo que ha pulido o predispuesto a toda la sociedad a la mentira (o a tal o cual aspecto del relato único). Así es, en un pueblo cualquiera, en uno o en otro, había que aceptar "por la fuerza" ése relato único en el modo de decir, de pensar válido, de concebir la vida y de aceptar las formas únicas diseñado por intereses "de los mismos ”.

Sí, ¡es obvio !, en desproporcionalidad todo ha sido como una coacción a la libertad humanista o a la razón equilibradora porque prevaleciera un único fondo o camino o relato en el cual se han alimentado todas las sinrazones o todas las mentiras. Y desde ahí solo se levantaban ya las infraestructuras, los amaneramientos civilizatorios, los idearios del amor, las instituciones, las pirámides, las glorias (para ser contadas didacticamente) y las normas de toda la sociedad, ¡desde ahí solo!, por cierto excluyéndose a cualquier disidencia o heterodoxia con respeto a ése esquema- mando incontestable o con respecto a las valoraciones únicas (en consecuencia) que ejercían casi todos los intelectuales.

No obstante, gracias ya a la globalización (gracias a los gritos y a las revulsiones digitales) todo ha dejado de ser tan anquilosado, despegándose de ése corredor único que tenían todos para decir lo que era válido (¡sí!, influidos por esos que dictaban lo que era válido siempre con algún poder y nunca con una razón equilibrada).

Y es que la inteligencia, en definitiva, necesita globalización, ¡sí!, aireación muy externa y muy extensa, para que consiga ser una inteligencia antiestúpida, antiservil o dignamente sana, nunca sujeta a ciegas a lo que está impuesto por intereses dominantes. Así es. La inteligencia, ¡tan olvidada!, necesita (por equilibrio y también por remitirse a sus antecedentes naturales) darse un peso sano contra tantas y tantísimas formas establecidas , ¡y que ya los políticos o los intelectuales acomodados digan lo que quieran, ¡lo que quieran!

Al hilo de esto, una ley racional o inengañable es que: a todo lo que ya está acomodado a la sinrazón, lo que hay que darle es lo contrario, no lo mismo. Por eso, siempre pienso que a muchos intelectuales del mundo hay que darles con el pico de otra mesa u otros lamentables premios no tan soñadores de la servidumbre. A muchos intelectuales que dirigen periódicos, instituciones, revistas y protagonismos en la sociedad lo que habría que darles es un espejo al fin para que se miren la putrefacción en el cual han caído contra la dignidad de los pueblos.

José Repiso Moyano