08
Lun, Ago

Cultura, la esencia del alma 

Réplica
Tipografía
  • Diminuto Pequeño Medio Grande Más Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

No esperen más, busquen formar parte de la cultura expresando el contenido emotivo de sus almas mediante actividades artísticas...

La cultura es el alma de las sociedades; nuestra historia, costumbres, tradiciones, todo aquello que nos hace ser quien somos, rasgos compartidos de aquellas personas que nos acompañan en el camino de la vida. 

La cultura nos une y forma nuestra identidad, ésta nos hace tener sentido de pertenencia y valorar la riqueza que nos define como parte de una comunidad. Si cada ser humano conoce y reconoce su riqueza, entonces se verá fortalecida su seguridad respecto a lo que es y a lo que quiere a lo largo de su existencia.

 Una forma de expresar todo lo que somos, es decir, nuestra cultura, es a través de las expresiones artísticas. Lo primero que debemos hacer es identificar nuestros talentos, primeramente reconocer lo que nos gusta y posteriormente investigar, mediante la participación activa en el arte, si somos poseedores del talento en cuestión. Una vez que encontremos ese talento, aquel que nos hace destacar y sentir vivos, no hay que soltarlo, hay que desarrollarlo. 

La cultura corresponde a una herramienta de transformación social. ¿La razón? Ésta contiene todos nuestros rasgos representativos, mismos que, al ser expresados por medio de actividades artísticas, fortalecen nuestra seguridad respecto a lo que somos. De esta manera, cuando se nos presentan opciones destructivas como una posibilidad, decidimos dejarlas pasar de largo porque nos conocemos  y sabemos lo que nos hace felices. 

Por medio de la participación activa en alguna expresión artística se desarrolla sensibilidad, se adquieren o consolidan valores, se obtiene  seguridad en uno mismo, se aprende sobre el trabajo en equipo y se manifiesta aquello que albergamos muy dentro de nosotros, la esencia de nuestras almas. 

La pregunta es ¿por qué no se le da la importancia que merece a la cultura? Precisamente por la falta de sensibilidad. Es un círculo vicioso; por una parte no se enaltece al sector cultural por falta de sensibilidad, y por otra, no se adquiere sensibilidad por no participar activamente en la cultura mediante expresiones que hagan que las personas refuercen su identidad. 

Debemos romper esta insana costumbre de hacernos daño. Cada uno de nosotros,  desde nuestra posición en la vida, el lugar donde estamos, debemos contribuir para engrandecer a la cultura. ¿Cómo? Sencillamente participando de manera activa en ésta;  cantando, bailando, pintando, tocando algún instrumento, actuando, escribiendo, en fin, hay vastas opciones. 

Atrévanse a experimentar, busquen su talento, aquel que llevan dentro de sí mismos y que los hará sentir felicidad al ejecutarlo. Todas las personas somos poseedoras de cultura, tan solo hay que mirar muy dentro de nosotros para encontrar eso que nos hace especiales y que nos permite expresar nuestra sensibilidad espiritual. 

Entre más individuos encuentren esta emotividad, crecerá la posibilidad de mejorar las condiciones sociales en las que diariamente nos desenvolvemos. Un mundo con más cultura, donde haya menos egoísmo y violencia. Sociedades más empáticas y sensibles. 

No esperen más, busquen formar parte de la cultura expresando el contenido emotivo de sus almas mediante actividades artísticas.

El acceso a la cultura es tu derecho, ¡ejércelo!

Manola C. Manjarrez Álvarez