06
Mar, Dic

Arnold Schwarzenegger le habla a los rusos

Réplica
Tipografía
  • Diminuto Pequeño Medio Grande Más Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El actor y ex gobernador de California compartió en sus redes sociales un video que aquí te traducimos...

 

Hola a todos y gracias por compartir su tiempo conmigo. Estoy mandando este mensaje a través de varios canales para alcanzar a mis queridos amigos rusos, y a los soldados rusos que sirven en Ucrania. Estoy hablando a ustedes hoy porque hay cosas que están pasando en el mundo que están siendo ocultadas a ustedes, cosas terribles que deberían saber.

Pero antes de hablar de las duras realidades, permítanme decirles acerca del ruso que se convirtió en mi héroe. En 1961, cuando tenía 14 años un buen amigo mío me invitó a ir a Viena para ver el campeonato mundial de levantamiento de pesas, estaba en la audiencia cuando Yuri Petrovich Vlasov ganó el título de campeón mundial, convirtiéndose en el primer ser humano en levantar 200 kilogramos por encima de su cabeza. De alguna manera un amigo mío me llevó tras bambalinas. De pronto estaba ahí un muchacho de 14 años parado enfrente de los hombres más fuertes del planeta. No lo podía creer. Se acercó a estrechar mi mano. O sea, aun tenía manos de niño. El tenía sus poderosas manos que estrujaron las mías. Pero fue amable, y me sonrió. Jamás olvidaré ese día. Nunca. Fui a casa, y puse su foto encima de mi cama para que me inspirara cuando empecé a levantar pesas. Mi padre me dijo: baja esa foto y encuentra a un héroe austriaco o alemán. Se enojó bastante. Discutimos una y otra vez. A él no le gustaban los rusos, por su experiencia en la Segunda Guerra Mundial. Verás, el fue herido en Leningrado, donde el ejercito nazi, del que era parte, hizo un daño brutal a la gran ciudad y a su gente valiente. Pero no bajé la fotografía, no. Porque no me importaba qué bandera llevaba Yuri Vlaso. Mis conexiones con Rusia no pararon ahí, por cierto. Dependieron de cuando viajaba ahí con fisicoculturistas y por mis películas, y conocer a todos mis fans rusos. En uno de los viajes que recuerdo, me reuní con Yuri Vlasov una vez más. El estaba en Moscú, haciendo el filme “Red Heat”, la cual fue la primera película americana permitida para filmar en la Plaza Roja. Él y yo pasamos un día entero juntos. Fue tan considerado, tan amable y tan listo, y por supuesto muy generoso. Me dio esta hermosa tasa de café azul. Y desde entonces he tomado mi café en ella cada mañana.

La razón por la que les estoy diciendo todas estas cosas, desde que tenía 14 años, no he tenido nada más que afecto y respeto por las personas de Rusia. La fuerza y el corazón del pueblo ruso siempre me ha inspirado. Es por eso que espero que me dejen decirles la verdad sobre la guerra en Ucrania y lo que está pasando ahí. A nadie le gusta escuchar algo crítico de su gobierno. Comprendo eso. Pero, como un amigo de mucho tiempo del pueblo ruso, espero que escuches lo que tengo que decir. Y te recuerdo que hablo con la misma sincera preocupación con la que hablé al pueblo americano, cuando se llevó a cabo el intento de insurrección el 6 de enero del año pasado, cuando una multitud salvaje estaba asaltando el Capitolio tratando de derrocar a nuestro gobierno. Verás, hay momentos como ese, que están tan mal, y que tenemos que hablar. Es exactamente lo mismo con su gobierno. Sé que su gobierno les ha dicho que esta es una guerra para desnazificar Ucrania. ¿Desnazificar Ucrania? Esto no es verdad. Ucrania es un país con un presidente judío, un presidente judío que debo agregar, cuyos tres hermanos del padre fueron asesinados por los Nazis. Ucrania no empezó esta guerra. Tampoco los nacionalistas, ni los Nazis. Aquellos poderosos en el Kremlin empezaron esta guerra. Esta no es la guerra del pueblo ruso. No. Déjame decirte. Lo que debes saber es que 141 naciones en la ONU votaron que Rusia era el agresor. Le hicieron un llamado a retirar sus tropas de manera inmediata. Solo cuatro países en el mundo entero votaron con Rusia. Ese es un hecho. El mundo se volvió en contra de Rusia por sus acciones en Ucrania. Zonas enteras de ciudades han sido devastadas por las bombas y artillería rusa, incluyendo un hospital infantil, y uno de maternidad. Tres millones de ucranianos refugiados, la mayoría mujeres y niños, y los adultos mayores dejaron su país. Y muchos otros están tratando de salir de ahí. Es una crisis humanitaria. Por su brutalidad, Rusia está hoy aislada de la sociedad de las naciones. Tampoco te han dicho la verdad sobre las consecuencias de esta guerra en Rusia. Lamento informarte que miles de soldados rusos han sido asesinados. Han sido ultimados entre ucranianos luchando por su territorio y los liderazgos rusos luchando por una conquista. Gran cantidad de equipo ruso ha sido destruido y abandonado. La destrucción de las bombas rusas que están lloviendo sobre civiles inocentes, han escandalizado al mundo. Las sanciones económicas globales más fuertes jamás tomadas han sido impuestas a tu país. Aquellos que no las merecen, de ambos lados de la guerra, sufrirán. El gobierno ruso ha mentido, no solo a sus ciudadanos, si no a sus soldados. A algunos de sus soldados les dijeron que lucharían contra Nazis. A algunos les dijeron que el pueblo ucraniano los saludaría como héroes. Y a algunos les dijeron que simplemente irían a un ejercicio. Ellos no sabían siquiera que iban a una guerra. Y a algunos les dijeron que iban a proteger a la etnia rusa en Ucrania. Nada de esto es verdad.

El hecho es que los soldados rusos han enfrentado una resistencia feroz de los ucranianos. Quienes quieren proteger a sus familias y a su país. Cuando veo a bebés sacados de las ruinas, pienso que estoy viendo un documental acerca de los horrores de la Segunda Guerra Mundial, no de las noticias de hoy. Déjenme decirles, cuando mi padre arribó a Leningrado, fue engañado con las mentiras de su gobierno. Y cuando dejó Leningrado, estaba roto, físicamente y mentalmente. Vivió el resto de su vida en dolor. Dolor de una espalda rota, dolor de la metralla que siempre le recuerda aquellos terribles años. Dolor por la culpa que sintió. A los soldados rusos, escuchen esta transmisión, ya saben mucha de la verdad de la que he estado hablando. Lo han visto con sus propios ojos. No quiero que estén rotos como mi padre. Esta no es una guerra para defender Rusia, que tus abuelos o bisabuelos pelearon. Esta es una guerra ilegal. Sus vidas, sus extremidades, su futuro, están siendo sacrificados por una insensible guerra condenada por el mundo entero. Ahora, para aquellos en el Kremlin, déjenme preguntarles, ¿por qué sacrificar a esos jóvenes por sus propias ambiciones?

A los soldados que escuchan esto, recuerden, que once millones de rusos tienen conexiones familiares con Ucrania. Entonces, cada bala que disparas, disparas a un hermano o hermana. Cada bomba o misil que cae, no está cayendo en un enemigo, sino en una escuela u hospital, o una casa. Sé que el pueblo ruso no está consciente de que estas cosas están pasando. Por ello pido al pueblo ruso y a los soldados rusos en Ucrania, que entiendan la propaganda y la desinformación que les han dicho. Les pido me ayuden a esparcir la verdad. Hagan saber a sus compatriotas rusos, la catástrofe humanitaria que está ocurriendo en Ucrania.

Y al presidente Putin, le digo: Usted empezó esta guerra, usted está liderando esta guerra. Usted puede detener esta guerra.

Permíteme cerrar con un mensaje para todos los rusos que han protestado en las calles en contra de la invasión a Ucrania. El mundo ha visto su valentía. Sabemos que han sufrido las consecuencias de su coraje. Han sido arrestados, encarcelados, y han sido reprimidos. Ustedes son mis nuevos héroes. Tienen la fuerza de Yuri Petrovich Vlasov. Ustedes tienen el verdadero corazón de Rusia.

Mis queridos amigos rusos, que dios los bendiga a todos. 

Traducción: Miguel C Manjarrez 

vídeo de youtube