“Masculinidad vs. Machismo”

Sexualidad
Tipografía
  • Diminuto Pequeño Medio Grande Más Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Esta sociedad falocrática, que impide el crecimiento de la mujer y da gran poder al hombre, rige a una gran parte de las familias mexicanas

Seguimos viviendo en una época donde el hombre es quien manda, quien gana más, quien se debe atender, quien tiene derecho a golpear y puede hacer un lado a la mujer; esto se conoce como machismo, que es un comportamiento cultural, ampliamente aceptado y que sigue reproduciendo de generación en generación ¡por las mismas mujeres! Sí, las mujeres seguimos siendo quienes transmitimos las ideas del machismo.

Esta sociedad falocrática, que impide el crecimiento de la mujer y del gran poder al hombre, rige a una gran parte de las familias mexicanas. Entonces observamos a mujeres sirviendo a hombres, los mismos trabajos con diferentes remuneraciones económicas según el sexo, altos puestos y dirigentes varones, amas de casa convertidas en esclavas del hogar y un largo etcétera que ya conocemos y no vale la pena comentar.

Y si tanto nos quejamos del machismo ¿para qué seguir fomentándolo?

Por ahí dicen que “más vale malo conocido, que bueno por conocer”. Me parece que ya estamos muy acostumbrad@s a esta forma de vida, que es muy fácil continuar en esta posición, es muy cómodo y a veces da mucho miedo hacer un cambio, además muchas mujeres que se dicen feministas, y que en realidad no lo son , piensan que la solución es comportarse como esos hombres machistas, que cuando tienen el poder pueden aplastarlos y maltratarlos. Por supuesto que esto no es la solución, lo ideal sería crear una equidad de género.

¿Cómo darle un nuevo significado a lo masculino?

David Barrios, sexólogo mexicano, propone algunos puntos para lograr que el machismo no siga siendo nuestra forma de vida:

  • evitar la superioridad masculina
  • enseñar tanto a hombres como a mujeres relaciones justas y expresión de sentimientos
  • asignar labores domésticas y físicas sin diferencia
  • respetar las decisiones de l @ s niñ @ s, orientarl @ s hacia elecciones que sean congruentes a sus sentimientos sin hacer diferencias de género
  • cuidar la forma en como hablamos, el tono de voz, las frases que usamos sin distinciones.

Actualmente muchos hombres, cansados ​​del machismo, hacen labores que anteriormente eran consideradas como femeninas:

-crianza de hij @ s

-expresión de sentimientos

-realización de labores domésticas

-cuidado personal

Sin que esto minimice su hombría, o los haga sentir menos.

No podemos pedir igualdad, ya que tenemos capacidades y cuerpos diferentes, pero sí podemos hablar de equidad, teniendo los mismos derechos y cumpliendo las mismas obligaciones. Esto hay que enseñarlo desde niñ @ s olvidando frases como incluidas:

  • Las niñas no se suben a los árboles.
  • Los niños no lavan los trastes.
  • Las niñas bonitas no se enojan.
  • Los niños no lloran.

Y cambiarlas por frases como:

  • Tienes derecho a expresar tus sentimientos.
  • Puedes realizar actividades en el hogar.
  • Tienes la capacidad de realizar actividades físicas.

¿Qué hacer?

Podemos poner un granito de arena cada un @ de nosotr @ s en nuestro hogar, trabajo y comunidad, al proponer relaciones equitativas y sobre todo al practicarlas, recordemos que la mejor forma de enseñar es con el ejemplo.

Agradezco tus sugerencias, dudas y comentarios en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. .

 

Flavia Lillian Carrera