Gastritis

Nutrición
Tipografía
  • Diminuto Pequeño Medio Grande Más Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Es la inflamación de la mucosa gástrica, ocasionada por diversos factores. Presentándose un enrojecimiento de la misma y hasta hemorragias en casos avanzados.

Hoy en día, el arduo vivir de las personas las obliga a comer de manera rápida, a deshoras, en la calle, sin saborear ni masticar los alimentos como es debido. Una de las consecuencias más comunes, es la gastritis. Muchas personas son víctimas de esta enfermedad. Primero que nada, definámosla:

Es la inflamación de la mucosa gástrica, ocasionada por diversos factores. Presentándose un enrojecimiento de la misma y hasta hemorragias en casos avanzados.

Existen 3 clasificaciones:

  1. Superficial; es aquella que se presenta a causa del alcohol, malos hábitos alimentarios, infección por Helicobacter pylori (un tipo de bacteria) y alergias.
  2. Corrosiva; aquella que se presenta por la ingestión de corrosivos, como pueden ser ácidos o alcalinos.
  3. Tóxica; a causa de la ingestión de medicamentos o por la inhalación de humo, etc.

 

Los síntomas son varios y en cada persona pueden presentarse en diferente intensidad siendo más frecuentes: el dolor o ardor en el epigastrio (boca del estómago) produciendo una sensación de hambre, nauseas, vómitos en algunas ocasiones, presencia de reflujo gástrico conocido como acidez, inflamación, edema (retención de líquidos), inapetencia, eructos, retardo en la evacuación, entre otros.

La presencia de los ardores o la acidez suele disminuir tentativamente debido a la ingestión de alimentos que ayudan a proteger la mucosa gástrica y a disminuir la concentración de ácido, pero al cabo de unas horas el ardor regresa ya que los alimentos, en forma de una sustancia llamada quimo, por la combinación con las secreciones gástricas (ácido clorhídrico, pepsina y factor intrínseco), bajan el PH llegando a ser ácido. Posteriormente, al pasar a la primera porción del intestino llamada duodeno interviene el jugo pancreático, el cual es rico en bicarbonato y ayuda a elevar el PH hasta hacerlo alcalino y convirtiendo el quimo en kilo.

Una dieta balanceada puede ayudar a prevenir una ulceración, esta dieta tiene como finalidad evitar lesiones más graves, proteger la mucosa gástrica, controlar la producción de ácido clorhídrico, restablecer la función intestinal e identificar y evitar el agente causal de la disminución del PH.

Algunos de los alimentos causantes de gastritis son el café o alimentos que contienen cafeína, té, alimentos condimentados, picantes, irritantes como los cítricos, ricos en proteínas y altos en fibra; ya que se emplea más jugos gástricos para metabolizarlos. Así mismo, hay que evitar consumir bebidas con popote, ya que el uso de éste permite el paso de aire al estómago provocando mayor inflamación o distensión.

De esta manera se sugiere que la alimentación a lo largo del día sea fraccionada, es decir, que se realicen 3 comidas fuertes y 2 dos intermedias como colaciones para evitar que el estómago esté sin alimentos y la secreción de jugos gástricos no erosione la mucosa. Es importante recordar que esto no suple una consulta médica o nutriológica, es necesario evaluar el caso personalmente.

 

 Daniela Ríos D. Falcón