03
Lun, Oct

En fin, tenemos una sociedad en obviedad sometida al engaño o, en suma, sometida a las cómodas y amplias posibilidades que tiene el engaño (por todos sitios, incluyéndose la política) sin que nadie le moleste o le repruebe algo, al menos, ¡aunque fuese su mal aliento!...

Más artículos...