29
Mar, Nov

Ser fiel o leal puede ser fácil siempre y cuando nos sintamos, completos, apapachados, queridos...

Lo que quiero decir es que, sin remedio, el que da un mensaje limpio y equilibrado, tendrá que afrontar esas renuncias y, también, todos los ninguneos, vetos, incomprensiones, difamaciones, desprecios, puertas cerradas o hachazos que vayan surgiendo. Y aun, serán peores, cuanto menos recursos de supervivencia le haya dado Dios o la errante “Vida"...

Más artículos...