05
Dom, Feb

La injusticia lo tiene todo de su parte menos la razón

Réplica
Tipografía
  • Diminuto Pequeño Medio Grande Más Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Cuando determina la racionalidad en un medio social cualquiera es ya porque, de verdad, no está determinando ni decidiendo nada en tal medio social cualquier sinrazón o acreditada opinión por muy sinrazones que sean. Exacto, la sinrazón no puede (en equilibrio) determinar créditos éticos nunca jamás...

Cuando tú razonas bien, sobre y ante algo puesto o impuesto en la sociedad irracionalmente, lo primero que haces es desacreditar a eso sensata o racionalmente, o sea, desmontarlo o descalificarlo en razón, acusarlo de sinrazón o de irresponsabilidad, o declararlo como algo no ético en consecuencia. Así es.

Razonar bien o estar del lado del equilibrio siempre es y será un camino de desacreditación de lo que abusa en la sociedad desequilibradamente (en injusticia), de lo que se hace pasar por bueno o por verdadero o por “incuestionable” aun a los ojos de otros o de todos. Sí, un correcto razonar es siempre un intento de destapar-expulsar del pensamiento colectivo (o de la misma opinión pública) cualquier mentira o todo aquello que es tóxicamente sinrazón.

Porque el uso de la razón requiere, ni más ni menos, confrontarte o superar a cualquier sinrazón acreditada solo con los mismos intereses (irracionales) de la sociedad; en claro, requiere un no dejar en paz o un no beneficiar constante a todas las sinrazones que han conseguido algo socialmente (ya sea poder, convencimiento o impunidad colectiva).

Cuando determina la racionalidad en un medio social cualquiera es ya porque, de verdad, no está determinando ni decidiendo nada en tal medio social cualquier sinrazón o acreditada opinión por muy sinrazones que sean. Exacto, la sinrazón no puede (en equilibrio) determinar créditos éticos nunca jamás.

Por ello, pensar con razón es siempre un ser tú molesto o molestar (en cualquier momento) a todos los créditos éticos falsos o que no respetan racionalmente a la misma ética, pues solo se la atribuyen cínica o falsamente por medio de un poder económico, religioso, judicial, político o meramente social.

Racionalizar es poner en orden o en privilegio de razón aquello que no lo está, ¡sin duda!, es desenturbiar por aclarar, es desordenar “lo erróneamente ordenado” por ordenar de nuevo, es borrar o sustituir cierta base de prioridades por otras que son ya las adecuadas o las justas o las correctas.

Así que racionalizar es una obligatoriedad de no admitir lo contrario de lo que supone de verdad el buen o el correcto razonar, es el rechazar o el no ayudar nunca a lo que se beneficia de un no-razonar o de una sinrazón o de una injusticia (porque detrás de toda injusticia siempre está una sinrazón causándola). 

Y, por último, pensar en razón y con razón significa lo mismo: el no admitir el descrédito de la razón y sí el descrédito siempre de quienes la suplantan o la desprotegen o la falsean o la niegan. ¡Clarísimo está!

José Repiso Moyano