08
Lun, Ago

Colosio Riojas ¿Strike one?

Réplica
Tipografía
  • Diminuto Pequeño Medio Grande Más Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

¿Es el primer strike? Por supuesto que si...

En días pasados, circuló en redes el video de la clausura de una sesión de cabildo del ayuntamiento de Monterrey, presidido por Luis Donaldo Colosio Riojas, hijo de Luis Donaldo Colosio Murrieta, ex candidato priista a la presidencia de la República por el Partido Revolucionario Institucional, asesinado en Lomas Taurinas durante un acto político en campaña. En el video se le nota un poco distraído pues está en un restaurante en la cuidad de Nueva York. En su cuenta de Twitter publicó varias reuniones de trabajo en aquella ciudad estadounidense. El alcalde es acusado por la opinión pública de estar en estado de ebriedad.

El joven político, perteneciente al partido Movimiento Ciudadano es considerado por algunos como el candidato de la oposición en el 2024. Sin grandes méritos, solo por ser el hijo del candidato presidencial asesinado en México, cuenta con la aceptación de muchos mexicanos. El apellido sí pesa.

¿Estaba ebrio? No precisamente. No dijo alguna incoherencia o realizó un acto ridículo. Se le iba la voz en muy contadas ocasiones, dos o tres. Podría estar desvelado o por qué no, se tomó una cuba, y en la Gran Manzana -me han contado-, los alipuses contienen una gran cantidad de alcohol, el 75%, no en grados, en cantidad, es por ello que los mexicanos que toman diez cubas, son vistos con gran sorpresa y a veces con misericordia.

¿Es el final de su carrera? Por supuesto que no. Disculpe lector la afirmación que a continuación leerá, pero México sigue siendo un país misógino y machista. Un político que se toma sus copas, claro, sin ningún aspaviento como “mi papá es el presidente de la CANACA” no es mal visto. Ni aquel que tiene dos frentes o familias. Lo siento, pero es así. ¿Está mal?, claro, pésimo. Para la mayor parte del electorado, esto no es una cuestión para que un aspirante a un puesto público, sea rechazado.

¿Es el primer strike? Por supuesto que sí. Se dio cuenta de que en realidad se le considera como una opción, y por eso debe cuidar sus acciones. Este descuido, y digamos que falta de respeto al Cabildo, pudo exponerlo más. El presentarse en un restaurante no fue la acción más pertinente. Si era una reunión programada, ¿por qué no llevarla a cabo en un salón del hotel en donde se hospeda?, con los elementos necesarios para no generar controversia alguna.

El joven político deberá aprovechar la gran exposición que tuvo, para difundir resultados extraordinarios, lograr lo que otros no han podido, enfocarse a cumplir con la encomienda que le otorgaron mediante el sufragio los ciudadanos de la capital de Nuevo León.

La sociedad, sobre todo los opositores a la oposición, estarán con la mirada crítica sobre cada acción del munícipe, por pequeña que parezca. Es la oportunidad para potencializar a su favor el primer strike, o cometer el segundo y muy pronto ser ponchado en su aspiración, o la aspiración de sus mentores, sus aliados, aquellos viejos lobos de mar.

Hasta la próxima.

Miguel C. Manjarrez