05
Dom, Feb

Emprendedores de cristal (Para los jóvenes)

Réplica
Tipografía
  • Diminuto Pequeño Medio Grande Más Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Si tienes la idea que revolucionará el mundo y no tienes un plan de negocio, capital semilla, asesoría fiscal y financiera, responsabilidad, constancia y disciplina, podrías tenerlo todo y no lograr nada...

En la vida, me refiero al ámbito laboral, existen dos clases de personas, los que buscan un trabajo, (prestaciones, horarios, aguinaldo, vacaciones, etc.), y los que son amantes de la mala vida; los emprendedores.

Cuando somos jóvenes, algunos tenemos sueños y proyectos que realizar. Contamos con la idea que conmocionará al mundo, según nosotros. Trabajamos para aprender a ser empresarios pero a la hora de constituir una empresa nos encontramos con una dura realidad, la pesadilla de emprender en México.

El emprendimiento, un deporte extremo

Existen dos emprendedores, los que piensan revolucionar el mercado con la novedosa idea que cambiará el mundo, algunos lo logran, hay que decirlo, y los que no buscan el hilo negro y emprenden un negocio de servicios, una tintorería, tortillería, taller mecánico, clínica, restaurante, y demás.

El camino no es imposible, ya está definido y cualquiera puede hacerlo. Constituir una empresa, o darse de alta en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. El trámite más complicado es el primero, (constitución de la empresa) pues involucra a un notario, y es un trámite largo y costoso, por lo menos 8 mil pesos. Además de que se requiere de un socio, o varios, y lo más importante, un capital. Del recurso económico no quiere decir que se necesiten cientos de miles o millones, pero es necesario, depende del ramo, un capital para comprar desde hojas o una computadora, hasta adecuar un local o comprar una nave industrial y una flotilla de camiones.

En el caso de que la persona decida ser una persona con actividad empresarial o la incorporación fiscal, es más sencillo y requiere hacerlo personalmente en una oficina del Servicio de Administración Tributaria, eso sí, te ficharán de por vida recabando tus datos biométricos, o sea casi casi el ADN. Pero es un trámite del que nadie se salva, pues para ser socio de una empresa, también debemos estar dados de alta, con la famosa firma electrónica, la FIEL (fiel al pago de impuestos).

Una vez que estamos dados de alta en el sistema tributario mexicano, ya sea como socios de una empresa o como personas físicas con actividad empresarial, o incorporación fiscal, debemos construir nuestro negocio. Depende el rubro, necesitaremos una bodega, un local o una oficina (puede ser en casa, dependiendo de lo que hagamos). Pocas empresas mexicanas comienzan en la gran oficina en las torres AAA de Santa Fe y llega el CEO (director general) en helicóptero. La mayoría se establece de manera modesta dependiendo el capital. Si se comienza en casa, y se llega a crecer, no creo que sea posible contar con una decena de empleados en la cochera. Al crecer, hay que invertir en una oficina, bodega o local más grande, y por lo tanto más caro.

El capital

Algunos emprendedores cuentan con el apoyo de la familia, o trabajan por varios años y ahorran para emprender, algunos triunfan, otros no. Es muy importante que realices un plan de negocio, puedes encontrar tutoriales en el internet, pedir consejos, leer artículos especializados, etc. Lo básico que te puedo recomendar es que no inviertas en un negocio en forma sin conocer todo lo que debes enfrentar.

Los retos

Vida Contable

Primero que nada es necesario contratar a un contador, o saber presentar una declaración mensual ante las autoridades fiscales de tu país. Parece una tarea titánica, pero el mismo SAT te puede orientar. Recuerda: si tienes ingresos de 100 pesos, por poner un ejemplo sencillo, y tienes egresos de 80, contando todos los gastos, renta, luz, agua, compras de productos, pago de empleados, pago de servicios, gasto de gasolina, arrendamientos, y todo lo que se te ocurra que puedes gastar, obviamente hay algunas erogaciones que no puedes meter en tus gastos, te quedan de esos 100 pesos que ganaste y los 80 que gastaste, una ganancia de 20 pesos. De esos 20 pesos debes pagar el ISR (Impuesto sobre la Renta) aproximadamente el 30%. También si cobraste IVA (Impuesto al Valor Agregado) debes pagarlo, ya sea de manera indirecta con otras compras o de manera directa a la autoridad fiscal. Además de otros impuestos según tu actividad empresarial. Por eso necesitas un contador o asesorarte y tomar cursos para llevar una contabilidad sana en tu vida comercial y no jalarte los pelos con problemas en un futuro.

Los permisos

Si tu negocio va a dar servicio al público, es importante pedir una licencia de funcionamiento en el ayuntamiento en el que se encuentra dicho establecimiento. Lo malo en México es que te vuelves una presa para los inspectores de los municipios, lo que representa multas, extorsiones y acoso. Así es, ni modo. Por lo que es importante estés funcionando con todo en regla para que el funcionario que te “caiga”, no te tuerza la mano y te pida dinero. Ojalá algún día estas prácticas terminen, pero conozco varios casos de emprendedores que cerraron luego del acoso de las autoridades.

La publicidad

Cuando vendes un producto o servicio, necesitas clientes. La mejor publicidad, dicen, es la de boca en boca, o sea recomendaciones. Pero antes de que esto empiece, necesitan conocer tus servicios. Algunos empresarios optan por la famosa, “location, location, location”, el lugar donde esté tu negocio. Si vas a vender tortas y te pones en el cerro, quizá te compren los ciclistas que lleguen de vez en cuando, por lo que si tu emprendimiento es de esta clase de negocio, podrías ponerlo en una zona habitada o que tenga muchas oficinas, o una gran afluencia de clientes potenciales. Si lo pones abajo del puente del periférico, pues no se va a parar nadie a comprarte, a menos que sea una parada de transporte público. Debes tener varias consideraciones al respecto. Si tu negocio es de autopartes, y es una bodega donde los empleados trabajan, podrías ponerla en el cerro, pero, habrá que considerar el transporte que tu plantilla laboral deberá tomar. Como ves, hay muchas cosas a considerar antes de poner el negocio.

Existen varios tipos de publicidad. La digamos que ordinaria, volantes, anuncios en los postes, (con permiso del ayuntamiento claro), medios de información, catálogos, etc. O los de la nueva era, las redes sociales. En las redes, puedes, o más bien, debes, crear un perfil donde se encuentre presente tu empresa y sus servicios, recordemos que es una vía completamente gratuita. Puedes pagar anuncios, lo cual es recomendable, pues una herramienta muy buena es la segmentación, logrando así publicitarle con tu público meta y en la zona donde se encuentre tu negocio, si éste es de las famosas tortas, por ejemplo. No sirve de nada anunciarte en Monterrey si tu tortería se localiza en Cancún.

La pagina web

El sitio en internet es lo más recomendable, pero es mucho más caro que las redes sociales. Si cuentas con un presupuesto para eso, sería recomendable que construyeras una. Existen proveedores que te permiten hacer tu página web con parámetros establecidos, imágenes y vectores precargados para que diseñes tu propia ventana al mundo. Recuerda que como te ven te tratan, así que las ideas locochonas siempre hay que meditarlas por varios días y hacer un “focus group” con amigos o familiares, lo que quiero decir es que pidas la opinión a un grupo de personas de confianza.

El negocio

Sigamos con las tortas. Si ya tienes todo lo necesario para poner tu negocio, “Deli Tortas del Cerro de Hormigón”, debes ser un empresario ético. Por ético me refiero a no vender tortas de perro callejero. Es necesario tener un producto de buena calidad, limpio, que guste, que se recomiende. Quizá cuentas con la receta de la salsa de la abuela que es la más rica del mundo, y ese será tu gancho, pero si un comensal termina con una indigestión en casa, o diarrea explosiva por la espalda, o de plano en un hospital, ese negocio podría perecer. O bien, si tus clientes llegan a percibir un olor fétido en tu negocio, o son atacados por las moscas, quizá no los vuelvas a ver. Considera todos los detalles para que tu negocio sea próspero y duradero.

Ejemplos de éxito

Te platicaré dos de ellos, los que me marcaron en el camino del emprendimiento.

Primero: Una madre soltera con ganas de sacar a sus hijos adelante puso en su casa, un call center, o sea un despacho de atención a clientes. Comenzó con una computadora prestada y el teléfono del domicilio, después de 17 años, su empresa realiza más de 2 millones de comunicaciones empresa-cliente al año y cuenta con más de mil 100 empleados.

El segundo: Un empresario de los espectáculos contrató a un artista internacional, pagó un anticipo de millones de dólares, entre otras cosas hipotecó la propiedad familiar para correr con los gastos previos a la venta de boletos. Le cerraron las puertas en el gobierno negándole los permisos y poniéndole toda clase de trabas, la peor; la cancelación del evento. Toda su empresa, sus sueños, sus escenarios económicos se vieron seriamente comprometidos. El empresario requirió de toda la creatividad que emerge de los emprendedores mexicanos cuando todo sale mal. Una llamada telefónica a un amigo suyo le abrió las puertas del paraíso, el amigo era el secretario particular del Presidente de México, no creas que fue por influencia, más bien los hijos del mandatario querían acudir al concierto más esperado de nuestro país. El presidente le llamó al regente para pedirle entradas al concierto. Dejaron que se llevara a cabo el espectáculo y fue un éxito. Hoy, aquel empresario que se las vio negras, es uno de los hombres de negocios más importante en el ramo de espectáculos en América Latina. Algún día lo contaré con pelos y señales, si es que no es público el episodio.

Las recomendaciones

Como podrás ver, hay un gran número de asuntos que descubrir en el emprendimiento, y quizá necesite un libro o un curso para platicarte las cosas que podrías enfrentar en los diferentes rubros y escenarios. Te dejo aquí algunas recomendaciones que podrías tener en cuenta para construir tu empresa.

Que nadie te diga que no puedes o no tendrás éxito, no les hagas caso

Asesórate con familiares y amigos, toma sus consejos con la cabeza fría

Dale a tus clientes lo mejor, el mejor producto, el mejor servicio

El que no arriesga, no gana. No arriesgues todo, puedes perderlo

Ten en cuenta, que para triunfar, debes trabajar arduamente, y no será fácil, será sumamente complicado, habrá problemas, pero en algún momento, cuando triunfes, podrás contratar a alguien que los resuelva, ¡ánimo!

Haz las cosas bien, date de alta en el SAT, inscribe a los trabajadores en el IMSS, dales su INFONAVIT, capacítalos, no olvides sus incentivos y prestaciones de ley, pero, pídeles referencias, cartas de recomendación, investígalos, ponlos a prueba, sigue los lineamientos laborales al pie de la letra. Hay empresas que han quebrado por temas de demandas laborales, y hay “trabajadores” que se dedican a demandar a las empresas en donde les abren las puertas

Quizá llegue un día en que tengas 40 problemas a la vez. Relájate y date un respiro, una tarde de cine o algo que disfrutes. Al día siguiente analiza cada problema, uno por uno, no claudiques, enfrenta y resuelve

Si tienes la idea que revolucionará el mundo y no tienes un plan de negocio, capital semilla, asesoría fiscal y financiera, responsabilidad, constancia y disciplina, podrías tenerlo todo y no lograr nada.

Hasta la próxima

Miguel C. Manjarrez

@ReplicaMiguel