Educación de la sexualidad

Sexualidad
Tipografía
  • Diminuto Pequeño Medio Grande Más Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Aquellas personas con una orientación sexual diferente a la heterosexual que terminan en suicidio por no entender lo que les sucede...

 

En la actualidad, casi todas las personas tienen acceso a información sobre cualquier tema. Desafortunadamente al hablar de sexualidad, es difícil saber si esta información es fidedigna, confiable, científica y veraz. Cada vez hay más personas que se nombran automáticamente "sexólog@s" y creen tener la capacidad de tratar estos temas.

Algunos medios de comunicación, que ahora son mas abiertos, mediante sus conductores o articulistas quitan seriedad cuando se habla de sexualidad, creen que tener una vida sexual activa ya los pone en el lugar de especialistas, además, al hablar de estos temas se ríen y hacen bromas, y pareciera que es la única forma como se puede abordar el tema, son pocos los que se atreven a hablar de manera científica.

Que triste es ver, como la información que reciben nuestros niñ@s y jóvenes no sea la más adecuada, esto por un lado; por el otro, vemos el silencio total al abordar estos temas, con excusas como: “esta muy chiquit@ para oír estas cosas”, “si les hablamos claro, es incitarlos”, “tal vez se les va a antojar”, ​​¡esto tampoco ayuda! La cultura del ocultamiento ha ocasionado embarazos no deseados, infecciones, anorgasmias (falta de orgasmo), eyaculadores involuntarios, disfunciones y hasta divorcios y muertes.

¿Parece exagerado?

Pues no lo es. Los ejemplos mas clásicos son:

  • las personas con una orientación sexual diferente a la heterosexual que terminan en suicidio por no entender lo que les sucede;
  • los embarazos en adolescentes por no saber cómo cuidarse;
  • la anorgasmia por falta de conocimiento del cuerpo;
  • los divorcios por que la comunicación erótica es nula;
  • el coito a temprana edad por curiosidad;
  • y la lista es larga ...

¿Entonces?

Pues se trata de hablar abierta y directamente sobre temas sexuales, utilizando terminología correcta y científica, sobre prevención de consecuencias no deseadas y también, sobre el placer que conlleva el erotismo.

¿Quién debe hablar sobre sexualidad?

Definitivamente las personas que están preparadas para hacerlo, quienes vivan su proceso de sexualidad, lo que la han integrado a su vida y tienen los conocimientos suficientes para compartirlos con alguien más. El ideal sería, que papá y mamá fueran quienes abordaran estos temas, sin embargo, ell@ s sienten miedo de no saber cómo; en segundo lugar la escuela teniendo profesor@s preparados en la transmisión de estos conocimientos; no menos importante, los medios de comunicación, donde la información debería ser real.

¿Desde qué edad?

Otra de las preguntas frecuentes, “a qué edad es bueno hablar de sexualidad con l@s niñ@s”; si consideramos a la sexualidad como el conjunto de condiciones biológicas, psicológicas y sociales, que nos permiten establecer contacto y afecto con otras personas desde el propio sentir, pues es claro que hay que hablar del tema, desde la etapa fetal; l@s bebés recién nacid@s requerirán del contacto y las palabras de la gente cercana, ¡esto es ya educar en sexualidad! l@s niñ@s de 2 a 5 años hablarán de las diferencias entre el cuerpo de hombres y mujeres, de su verdadero sentir de acuerdo a su sexo, escogerán ropa por su género, el permitirles explorar y decidir ¡ya es educar en sexualidad ! l@s niñ@s de 6 a 8 años, quienes realizan actividades con personas de su mismo sexo, que ya comienzan a gustarles otr@s niñ@s, que preguntan cómo se hacen l@s bebés y les contestamos claramente de acuerdo a su edad, ¡estamos haciendo educación de la sexualidad!

L@​​s prepúberes, quienes tienen sensaciones diferentes en su cuerpo, que comienzan con otros intereses y respetamos su espacio. L@​​s adolescentes, que solicitan información erótica, que piden un método de prevención, que quieren saber qué pasa con su cuerpo y les proporcionamos la información verdadera y oportuna nos convierte en ¡educador@s de la sexualidad!

¿Y, hasta cuándo?

La respuesta es SIEMPRE. Es nuestra responsabilidad prepararnos en estos temas, para conocernos mejor y para poder transmitir la información a otr@s. La sexología es una ciencia, por tanto, ha sido ampliamente estudiada.  ¡¡Prepárate!! Siempre hay tiempo.

NOTA: @ ES PARA DESIGNAR AMBOS SEXOS.

 

Flavia Lillian Carrera