El alcohol, amigo “íntimo”

Vida & Sociedad
Tipografía
  • Diminuto Pequeño Medio Grande Más Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Muchos padres de familia no quieren abrir los ojos ante esta problemática. No huelen el alcohol en sus hijos.

Existe un problema progresivo en la sociedad, mismo que no es tratado con la atención debida. Su gravedad es peor de lo que se piensa. Me refiero al alcoholismo. El porcentaje de jóvenes que han tomado dosis mayores a las "permitidas" es alarmante. Vemos en los lugares de entretenimiento a jóvenes, en muchos casos menores de edad, quienes pagan para acceder a los mismos, es como el sueño dorado que ocupa sus mentes, estar dentro del antro de moda o del bar al cual acuden todos los que, para ellos son alguien en la vida. Asisten, con el solo fin de pasarla bien, ¿y qué se tiene que hacer para lograr ese objetivo?, Tomar por lo menos cinco copas, ya sea tequila, ron o cerveza.

Muchos padres de familia no quieren abrir los ojos ante esta problemática. No huelen el alcohol en sus hijos. No perciben que sus vidas están siendo controladas por otra mano, los mismos que envenenan a los jóvenes con la droga legal conocida vulgarmente como chupe. Este es el amigo íntimo de sus seres queridos, el cual controla el desempeño escolar, el desenvolvimiento personal y el estado anímico de todos aquellos que brindan una confianza desmedida al influyente líquido.

Hasta que existe un percance de magnitudes colosales, una visita al hospital, un problema de golpes, un accidente automovilístico u otro grave problema, comienzan a preocuparse por consecuencias a veces irreversibles.

La revista Réplica, con el solo fin de informar a los padres de familia, y a todos los miembros de la misma, entrevistó a un grupo de expertos en el tema, el cual nos orientó de manera precisa y clara acerca de este gran problema social, visto, entendido y descifrado como algo no tan fuera de lo común para la sociedad mexicana. Entrevista realizada antes de la pandemia que nos aqueja.

El alcoholismo es una enfermedad progresiva, incurable y si no se atiende, en sus peores consecuencias, mortal, fue la primera respuesta del director general del centro de apoyo a personas que sufren alguna clase de adicción. Comenzamos la entrevista con el responsable, y dentro de un ambiente digamos que acogedor, casero, nada que ver con lo que se imagina de un centro de apoyo como estos, nos contestó las siguientes preguntas.

¿Cómo han cambiado las cifras en cuanto a esta enfermedad, ha aumentado, disminuido?

No tengo estadísticas, pues la población ha aumentado muchísimo. Lo que te puedo asegurar es que se han incrementado los casos de manera sustancial. En México, actualmente existen tres millones de alcohólicos, de dos a tres millones de ellos ya entraron en una etapa de dependencia.

¿Cómo podemos prevenir a la juventud acerca de este mal?

Con información. Que se enteren el daño que causa el alcohol. De los riesgos. Básicamente a través de fomentar valores. Uno de los problemas principales es la sociedad deshumanizada en la que vivimos, con valores equivocados. Una publicidad que te invita a caer en situaciones peligrosas. Por ejemplo, yo le he preguntado a los chavos, ¿para ti, qué es un chavo con éxito? Me han respondido lo siguiente: que termine una carrera, si la hace en el extranjero mejor, que tenga una casa padre, que tenga una esposa o novia, o varias novias súper bien, que se pueda divertir. Nos han vendido conceptos muy vacíos. Un chavo que tiene un carro, en el momento en que se aburre, ya quiere otro modelo más caro, o más potente, o un carro y una moto. Acaba su carrera y no le satisface. Hay que fomentar valores que les llevarán a cabo su camino hacia otros destinos.

¿Existe un nivel de alcohol tolerante en los seres humanos?

Cuando se estima que ya se tiene la enfermedad, es cuando ya es incurable. Simplemente en la manera en cómo tomamos, pudo haber existido un momento en el que si hubiéramos dejado de tomar, o habríamos moderado las cantidades, seguramente se hubiera eliminado el problema como enfermedad. El problema es diferente para cada persona. Hay una cantidad de mililitros en que te puedes poner borracho. No hay una medida. Yo te podría decir que entre más frecuente sea el consumo del alcohol, tu organismo va a desarrollar lo que se conoce como tolerancia, entonces vas a necesitar más alcohol cada vez. Hay que evitar consumir con mucha frecuencia.

¿Cuándo podemos decir que una persona comienza a beber de más?

Cuando empieza a tener problemas. Generalmente la persona que busca ayuda, es aquella que ya tuvo muchos problemas. Si tu manera de tomar está provocando no cumplir con tus obligaciones, no alcanzar tus metas o no desarrollar tus actividades como tú las habías planeado, entonces ahí el alcohol te está causando problemas. Es increíble la cantidad de situaciones negativas al las cuales se enfrenta con un alcohol antes de aceptar su enfermedad. Tu mundo comienza a girar a través del alcohol. Por ejemplo, te invitan a una fiesta, lo primero que piensas es: ¿va a haber alcohol, o no va a haber? Si vas al antro, lo mismo, ¿va a haber chupe, o no va a haber chupe? Vamos a ver el partido. ¿Con cervezas o sin cervezas?Todas tus actividades recreativas, giran alrededor, no de tus cuates, si no del alcohol. Si hay alcohol si, si no hay no.

Tú eres el que se debe dar cuenta de esto. A las personas el alcohol nos hace el mismo daño. Si estoy junto a la Madre Teresa de Calcuta, y nos acabamos de una botella, seguramente los dos llegaríamos a hacer una locura, es totalmente normal. La obsesión consiste en la idea que tenemos los alcohólicos, de que la regamos. Hoy me emborraché y me puse muy mal, es la ocasión número cincuenta en que lo hago. Pero la mente del alcohólico siempre encuentra una justificación y un pretexto para pensar que la próxima vez no será igual. Me pegó el aire, no comí bien, crucé el alcohol. Lo difícil es reconocer que tienes un problema.

¿Qué acciones delatan a un enfermo?

Hay características muy visibles. Te vas alejando de las cosas cotidianas de tu vida. Te alejas de tus sueños. Adicción significa, a la orden de algo, al servicio de algo. El alcohol va a regir tu vida. Si querías ser deportista, dejas de asistir a los entrenamientos, bajas tu rendimiento, cambias a las amistades, tienes actitudes violentas, estás a la defensiva. El alcohol es una droga, legal, pero a fin de cuentas es una droga. Tú le prometes a tu mamá que llegas a las 2 de la mañana, pero el reventón es tan bueno, y llegas a las 5 am los dos días. Aquí te entra la culpa, la impotencia de que no cumpliste. El alcohólico vive con mucha culpa. Responde a la defensiva.

¿Qué les recomendarías a los familiares del afectado por esta enfermedad, al darse cuenta de que su ser querido está en serios problemas?

Una experiencia que hemos vivido los que nos dedicamos a esto, es que vemos que las familias en muchos casos están enfermas también. Por necesidad hay neurosis en el resto de la familia. La esposa cree que hablando con el esposo alcoólico, éste cambiará, que si le da más cariño, cambiará, si le dice al jefe que llame la atención, cambiará, pero a pesar de todas las preocupaciones, el enfermo no cambia. La familia vive culpándose por lo que le sucede al adicto, el adicto no. El ya está chupando y no le importa lo que pase. Se vuelven corresponsables, se echan la culpa. Estas personas ya están enfermas de alcoholismo, aún sin tomar. Nosotros les recomendamos que se atiendan, que acepten que es una enfermedad.Por ejemplo, si tú eres diabético y yo como tu padre no me voy a culpar de tu enfermedad. Hay que reconocer que es una enfermedad, y no va a quedar otra más que ser abstemio. No lo van a cambiar ni con sermones, ni llantos, ni chantajes. Es muy común ver a familias, sobre todo, familias adineradas, que no dejan que el enfermo de alcoholismo en este caso sea responsable de esta enfermedad. Para explicarme mejor. El muchacho tiene el tercer accidente de su automóvil, lo destruye totalmente, el seguro lo paga. La mamá y el papá lo regañan, pero a la semana le compran otro auto. ¿Cuándo va a entender? La mamá y el papá lo regañan, pero a la semana le compran otro auto. ¿Cuándo va a entender?La mamá y el papá lo regañan, pero a la semana le compran otro auto. ¿Cuándo va a entender?

¿Quiénes son ustedes?

Somos un equipo multidisciplinario. Nosotros proporcionamos las herramientas para que el adicto y sus familiares encuentren una solución al problema. Que el adicto deje de consumir, y la familia se libere del problema, que puedan continuar con sus vidas. Todos tenemos la experiencia de haber sido de todo, ex drogadictos, ex alcohólicos, por lo que sabemos en qué consiste esto.

¿En qué consiste el tratamiento?

En un internamiento de cuatro semanas, 28 días, se le conoce como modelo Minesotta. Los primeros días se hace una evaluación psiquiátrica, además para determinar si el paciente no tiene del problema de adicción, un problema mental, como una esquizofrenia o una bipolaridad.

Después se hace el diagnóstico médico, se determina si el paciente puede ser aceptado en el centro. Eso ocurre en los primeros tres o cinco días.

El tratamiento de desintoxicación consiste principalmente en sueros, antidepresivos, por corto tiempo en lo que se estabiliza el paciente.

La terapia de recuperación consiste en que el enfermo se de cuenta de la problemática que lo ataca, que él ya no puede, ya se enfermó. La única opción para él es la abstinencia. En todos los núcleos o células sociales, no a todos les afecta de la misma manera. Tenemos gente con predisposición adictiva. Obsesivos compulsivos, como los que trabajan de más, o los maratonistas por ejemplo, quienes entrenan hasta 15 kilómetros diarios, eso es excesivo.

A muchos nos ataca por el lado del alcohol. La personalidad del obsesivo compulsivo, tiene la característica de no estar en paz. Siempre quiere hacer algo nuevo. Se aburre rápido. Difícilmente terminamos las cosas, hay un hueco que no se ha llenado, y en muchos casos se llena con el alcohol.

Una persona normal, puede tomar y sentirse bien, pero sin tomar es lo mismo, se siente bien, entonces no necesita el alcohol.

Al entrar aquí, no se trata de quitarle la droga, y dejarlo en seco. Hay que sustituir por algo más. Hacerle ver que hay una manera diferente de vivir. Encontrando las causas que le hicieron beber de esa manera, y ese proceso durará toda la vida, para arreglar toda esa problemática que tenía. Ese vacío del que te hablaba, se llena entendiendo que hay otra forma de vivir. En el centro no somos religiosos, pero si somos espirituales. Puedes creer en quien tú quieras, pero ese hueco existencial que traemos, se va a llenar con el resolver los problemas pasados ​​con tus padres, con tu actitud, con tu personalidad. Vas a ser quien se supone que tienes que ser.

Al terminar, el tratamiento dura un año más. Consiste en una junta a la semana, de reforzamiento y después continuar toda la vida en Alcohólicos Anónimos, o en algún grupo de apoyo. 

¿Nos podrían contar de algún caso impactante?

Recuerdo tres casos en especial.

El primero que recuerdo que me estremeció, es uno de un doctor de cincuenta y seis años, el cual vivía solo con su mujer. Se retiró de su actividad, y en el momento en que se retiró se puso a tomar mucho. Un día al levantarse, trata de despertar a la mujer, y se da cuenta de que no responde, y no responde y no responde, hasta que se percata de que ha muerto, y conmocionado le llama a la policía, a la Cruz Roja. En la autopsia que le hacen a la mujer, determinan que fue asesinada a manera de estrangulación, y el que estaba en la casa, era el esposo de la señora. Mismo que no recuerda lo sucedido. Ahora está en prisión.

Otro caso que recuerdo, es un contador, que su compañía hizo la fiesta de fin de año. El no tomaba mucho, pero ese día se le pasaron las copas. Al terminar la reunión, a eso de las nueve de la noche, perdió el control del automóvil que manejaba, y atropelló a seis personas en un puesto de memelas y quesadillas. Ahora cumple una condena a 33 años de prisión, y todo por una noche de copas.

El último, un joven de 14 años. En esa casa no hay papá. El muchacho es el responsable de la casa. La señora trabaja para sacar adelante a la familia. El muchacho se encarga de pagar servicios, comprar cosas. Hace la vida de un niño normal, pero en sus carencias, tiene ganas de divertirse más. Una vez le dijo a un amigo en la escuela que se le antojaba probar alguna droga, comenzó probando cocaína, no le gustó. Después le volvieron a ofrecer, y la volvió a probar. La droga lo cautivó. La mamá lo encontró con una intravenosa en el brazo, tirado en el suelo. Pudo salvar su vida, a fin de cuentas.

Algo que quieran agregar

Si los jóvenes tienen la oportunidad de leer esta revista, que entiendan que esto no es un juego, que se pueden enganchar fácilmente al alcohol. Que no le busquen. No quiere decir que nunca tomen nada, pero que se midan y que se responsabilicen de sus acciones. Que piensen que en cualquier momento puede cambiar su vida de manera radical y así acabar con la tranquilidad de la familia. Pero también que si se encuentran en una etapa crítica de la enfermedad, que sepan que hay centros de rehabilitación donde los podemos ayudar a llevar una vida digna y tranquila, reencontrándolos con ellos mismos y enderezando su camino.

La entrevista que leyó la realicé antes de la pandemia, como lo refiero anteriormente. Muchas cosas han cambiado, sobre todo para los jóvenes y su forma de divertirse. Hoy, considero que hay que estar más pendientes, pues el momento que vivimos causa ansiedad y desesperación. No solo los chavos pueden caer en alguna adicción durante esta etapa tan complicada. También los adultos jóvenes y los adultos mayores.

Los elíxires líquidos son peligrosos, nos pueden engañar brindando una protección falsa. Hay que vigilar a nuestros hijos, no de manera esquizofrénica paranoide, mas bien con una comunicación clara sobre las posibles repercusiones de tan normalizado vicio. Y sobre todo, dejarles claro y tener conciencia de que este vicio es el camino a codependencias infernales.

Hasta la próxima.

 

Miguel C. Manjarrez