Los jóvenes y el suicidio

Salud y orientación
Tipografía
  • Diminuto Pequeño Medio Grande Más Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

¿Quién de nosotros alguna vez no ha dicho "me quiero morir" o "trágame tierra" cuando se está atravesando un momento difícil, pero ¿quién realmente lo dice en serio y eventualmente recurre al suicidio o a un intento de suicidio?

El suicidio es aquel acto que una persona realiza contra su propia vida e integridad. Los datos indican que el suicidio está entre las cinco primeras causas de muerte de jóvenes entre los 15 y 19 años de edad en todo el mundo; y aunque las cifras de variación de país en país esta información resulta paradójica frente a la energía, dinamismo y pasión que caracterizan a la juventud.

Las razones son complejas ya que intervienen aspectos físicos, bioquímicos, sociales y psicológicos. Los primeros se refieren a la falta de nivelación de sustancias químicas en el cuerpo que originan cuadros de tipo maniaco –exceso de excitación- o de tipo depresivos; algunos factores sociales se refieren a dinámicas familiares difíciles con problemas de comunicación, o en las que hay separación de los padres, por ejemplo; y como entre las causas psicológicas están; momentos de crisis, una estructura débil de la personalidad para enfrentar dificultades, enojo y frustración.

El sociólogo francés Jean Beachler divide las causas del suicidio según la intención o motivación del joven y son:

Huída. Querer escaparse de una situación que se percibe como dolorosa e insoportable.

Duelo. No poder enfrentar la pérdida de algo importante, ya sea persona, un objeto o un miembro del cuerpo.

Castigo. Autocastigarse frente a la responsabilidad de haber hecho algo reprobable.

Crimen. Involucrar la vida de otra persona en el acto de suicidio.

Venganza. Provocar remordimiento en alguna persona cercana a quien se culpa por el descontento.

Llamada de atención o chantaje. Intentar que los demás lo vean y ejercer presión.

Sacrificio. Por razón de alguna causa o creencia.

Juego. Cumplir con un requisito o ritual para demostrar fuerza y ​​lealtad a un Grupo.

 

¿Cómo saber si alguno de mis amigos está en riesgo de suicidarse?

  • Hay cambios de hábitos en la alimentación y el sueño.
  • Se alejan de amigos y familiares.
  • Tienen conductas de alto riesgo (ejem. Abuso de drogas y alcohol).
  • Baja autoestima.
  • Pérdida de interés en pasatiempos y actividades recreativas.
  • Carencia de afecto, seguridad y confianza.
  • Dice cosas como: “ya falta poco” “pronto no me tendrás que ver” etc.
  • Se deshace de cosas valiosas para él o ella.
  • Habla con frecuencia de su propia muerte, planes y formas para quitarse la vida.

¿Cómo puedo ayudar a mi amigo o amiga en ese caso?

En este caso la comunicación es muy importante, escúchalo(a) con atención, y si habla de muerte, pregúntale directamente a qué se refiere provocando que la persona hable de sus sentimientos sin sentirse juzgada.

Es clave validar su enojo o frustración, tratar de ponerse en sus zapatos mostrándote solidario y positivo. Ayúdale a ver las alternativas que tiene, así como sus recursos personales para enfrentar momentos difíciles, y la presencia de amigos que como tú se preocupan por su bienestar.

No aceptes nunca guardarle el secreto, al contrario, sugiere ayuda profesional y coméntalo con otros amigos y familiares para estar atentos a él y tomar medidas adecuadas. Y si tú te sientes cómodo ofrécele tu compañía si acepta soporte psicológico profesional.

El suicidio es un acto autoprovocado, sin embargo, no sólo afecta a la persona que lo realiza sino también a su familia y al grupo de amigos que le rodean quienes no podrán superarlo fácilmente; así que las amenaza o anuncios que hace la persona acerca de su muerte hay que tomarlos en serio porque pueden significar una llamada de ayuda.

Toda acción que fortaleza la autovaloración de la persona es importante así como ayudarlo a conectarse con el placer de hacer cosas que le han gustado o en las que demuestra cierta capacidad ayudándolo a encontrarle sentido a su vida en el presente y en el futuro. No pretendas cargar tú solo con la responsabilidad, después de recurrir a la familia y a la ayuda profesional, el que tú estés ahí demostrando interés, afecto y escucha será muy importante para tu amigo o amiga.

 

María Eugenia Murguía Osorio