El cerebro y los sexos

Sexualidad
Tipografía
  • Diminuto Pequeño Medio Grande Más Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Biológicamente hombres y mujeres somos diferentes y nuestros cerebros no se quedan atrás...

¿Alguna vez te has preguntado por qué respondemos y actuamos de forma diferente hombres y mujeres? Pues en gran parte es por todo lo aprendido socialmente y las actitudes transmitidas de generación en generación, sin embargo, estudios importantes han determinado diferencias en el cerebro de hombres y mujeres, lo cual permite que bajo una misma situación hombres y mujeres tomemos distintas determinaciones.

Es difícil decir qué fue primero, lo que aprendimos o nuestra biología; parece ser que nuestro cerebro se ha ido modificando de acuerdo al tipo de actividades que realizamos.

 El hombre y la mujer prehistóricos tenían tareas asignadas, de acuerdo a las actividades que realizaban. En aquel tiempo no se conocían los procesos de fecundación y de reproducción humana, por lo tanto, a las mujeres se les veía casi como diosas capaces de crear vida, se desconocía la intervención del hombre aportando sus espermatozoides. Esto tenía como consecuencia que l@s hij@s era sólo de la mujer y ella era la encargada de cuidarlos; por lo tanto la mujer se quedaba en casa, cuidando a sus hij@s, preparando la comida, vigilando su hortaliza y como vivían en comunas, conviviendo con las demás mujeres y niñ@s. Mientras tanto, los hombres salían a cazar, iban en grupos y concentrados en un solo objetivo, su presa, no podría distraerse, ya que podrían morir.

 Este tipo de actividades dieron a la mujer la capacidad de hacer varias cosas a la vez y de tener una visión periférica, es decir, más amplia; los hombres se volvieron más concentrados, hacen una sola cosa a la vez y tienen una visión en túnel, es decir, miran hacia donde está su objetivo.

Han pasado miles de años, y esto no ha cambiado, parece que la naturaleza nos da ciertas capacidades y la sociedad se encarga de exaltarlas.

 Biológicamente hombres y mujeres somos diferentes y nuestros cerebros no se quedan atrás. Cada parte de nuestro cerebro tiene funciones específicas, ahora se sabe que el lado izquierdo del cerebro trabaja predominantemente con las habilidades verbales y el ordenamiento detallado y específico del procesamiento de información; esto es, la capacidad de hablar, escribir y leer, también controla la lógica y el proceso de la secuencia del pensamiento. El lado derecho del cerebro es el cuartel general de la información visual, se hace cargo de las relaciones espaciales, es el responsable de darnos ideas generales, las formas básicas y los patrones, controla el proceso del pensamiento abstracto y algunas de nuestras respuestas emocionales.

En la mujer las habilidades espaciales y del lenguaje son controladas por el centro de ambos hemisferios cerebrales; pero en el hombre muchas de sus habilidades están localizadas de manera mucho más específica; el lado derecho para las habilidades espaciales y el izquierdo para las verbales. La unión entre los hemisferios cerebrales es conocida como cuerpo calloso y en las mujeres se ha encontrado que es más grueso, esto es, las mujeres procesamos información con ambos hemisferios, mientras que los hombres son más especializados, las tareas que realizan se dirigen hacia un solo punto del cerebro.

Los hombres tienen más habilidades espaciales, pueden calcular mejor un espacio, cachar una pelota o aventarla con buen tino, imaginar estructuras desde un plano dibujado y un mejor sentido de ubicación. Las mujeres tenemos más capacidad en el lenguaje, un mayor vocabulario, mejor ortografía, la capacidad de aprender con mayor facilidad en otros idiomas, además estamos más conectados a lo sensitivo, por lo tanto, somos más sensibles.

¿Te suena familiar?

  • Calcular un espacio para estacionarse.
  • Sensibilidad ante una situación.
  • Conversar con 2 personas al mismo tiempo, sin perder el hilo.
  • Construir con bloques.
  • Desarmar aparatos eléctricos.
  • Tirar al blanco.
  • Recordar los nombres de las personas.

No necesariamente son actividades de hombres y mujeres en específico; cualquiera las podemos hacer, sin embargo, será más fácil para alguno de los sexos.

Esta diferencia en los cerebros está determinada por las hormonas, alrededor de la semana 7 de gestación, los embriones que poseen una “Y” en su carga cromosómica, es decir, los varones, producen testosterona, que es una hormona que da los rasgos de virilidad, la cual hace que se desarrollen el pene, los testículos y todos los conductos del sistema sexual de los hombres y por supuesto baña el cerebro haciéndolo masculino, con funciones específicas en cada uno de sus hemisferios.

Si esta hormona no se produce en este momento, el cerebro quedará femenino, es decir, puede haber hombres con estructura cerebral femenina y mujeres con cerebros masculinos.

Nuevamente, hombres y mujeres somos diferentes, biológicamente y en nuestra forma de sentir, pero estas diferencias no son para alejarnos ni para burlarnos. Debemos comprender que podemos reaccionar de forma diferente y respetar a el / la otr@. Deseo que al leer este artículo pueda entender mejor a tu pareja y respetar su forma de actuar, para así evitar disgustos.

No hagamos guerra de sexos ni las fomentemos con l@ s niñ @ s, diciéndoles que un@s son mejores que otr@s, entendamos que respondemos de forma distinta y respetemos esta diferencia.

 

Flavia Lillian Carrera