27
Lun, Sep

Una sociedad informada, estudiosa, ávida de la verdad, es sumamente peligrosa para los malos gobiernos y para aquellos que buscan servirse del poder valiéndose de la demagogia o de la siempre incumplida promesa de servir a la sociedad. ¡Basta ya de peroratas que cacarean la salvación del pueblo!

A muchos nuevos representantes populares o servidores públicos les embriagó el aroma del poder. 

Los políticos en México, para desgracia de los ciudadanos, siguen en su mayoría lo que parece un estilo de vida, personal y profesional, sacado de un curso para aprender el cómo ser político y trascender como corrupto.

La mayoría de los ciudadanos, no solo de México, sino a nivel mundial, están poco involucrados en política. Los países de primer mundo, como se les conoce, son el hábitat de personas más instruidas, y por lo tanto, más informadas. Por ello reclaman y es mucho más difícil presenciar excesos ofensivos de los funcionarios públicos.

Ser fiel o leal puede ser fácil siempre y cuando nos sintamos, completos, apapachados, queridos.

Más artículos...